bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

F.Carmen Casas

Hola, por aquí conociendo este sitio.

Me interesaría comentar a través de una novela y sus personajes, sobre temas relacionados con la busqueda del sentido de la vida.

Me considero algo experimentada en temas"espirituales", ya que mi noche oscura del alma duró desde los 12 hasta los 20 años.

---------------

Así es como escribo yo, aunque nunca haya

publicado un libro.

Trozo de borrador de novela que tengo abandonado desde hace años:

Sou, recostado en la cama de suave paja dentro de su guarida, situada a gran altura,   miraba nostálgico, las joyas de sus cofres, legados preciadísimos de su familia, que incluían algunos de aquellos extraños objetos de metal, que, muy de vez en cuando, aparecían enterrados en cualquier lugar, desconociéndose para que servirían. Los ancianos decían, convencidos, que, antiguamente, había existido sobre la tierra, una tercera raza, muy inteligente, y que, en algunas zonas, las altas concentraciones de estos objetos, eran síntoma claro e inequívoco, de que habían tenido unos poblados mil veces más grandes que los que ahora ellos mismos, ocupaban.

?¿Qué sería de aquellas gentes?-comenzó a preguntarse Sou, intentando no pensar en el triste suceso que acababa de acontecerle.- ¿Para qué serviría esto?- se planteó, blandiendo en el aire, una manguera de ducha con su surtidor, todo ello en acero inoxidable. En aquellos momentos, parecía, más que nunca, un indefenso niño, a pesar de la ferocidad de su cuerpo, diseñado genéticamente, hacía mucho tiempo, para soportar las más duras pruebas a las que la furia de la naturaleza, lo pudiese llegar a exponer.

Sou comenzó a acariciar su joya preferida: un colgante de piedras preciosas verdes y amarillas. Le gustaba hacerlo girar bajo los rayos del sol, y dejarse cegar por sus mágicos destellos. Lo acercó a su nariz, olfateando, pero no descubrió ningún olor.

  Lo deslizó por entre sus dedos, apreciando un suave y frío cosquilleo. Acercó su oreja mientras dejaba desplomar las cuentas. Un sonido cristalino inundó su finísimo oído.?Cuando vuelva a ver a mi colibrí, le daré esto. Es precioso. Es como ella.?

.

 

 

16 de Abril de 2008
se ha unido a Bubok