bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Ascensión Cortés Laso

Hasta hace cuatro años, pensé que mi vida eran mis hijas, mi pareja, mi casa, mi trabajo, mi coche... De repente, un buen día todo se fue al traste. Desde entonces, una nueva realidad, comenzó a ponerse frente a mis ojos. Una realidad llena de ilusión, de sueños, de coraje?


Nací en Cáceres, ciudad en la que resido actualmente. Dejé mis estudios con apenas catorce años, pensando en que no era lo suficientemente inteligente como para poder seguir estudiando. A partir de ahí empezó mi mundo laboral, un mundo en el que nada de lo que hacía me satisfacía, y en el que mi escasa autoestima se iba minando aún más.


La educación que recibí, al igual que la de la gran mayoría, es el tipo de educación que avergüenza, y anula la capacidad para poder crecer, como un ser independiente y libre. No trato de buscar culpables, cada uno sobrevive como sabe y como puede.


Hacerme consciente del tipo de educación que recibí, ha sido para mí, todo un descubrimiento. Descubrir que soy un ser especial, y que estoy capacitada para hacer todo lo que me proponga, es algo que ni en mis mejores sueños hubiera podido imaginar. Descubrir mi faceta de escritora y terapeuta a mis 46 años ha sido todo un reto. Si mi educación hubiera estado enfocada en potenciar mis cualidades, quizás lo hubiera descubierto treinta años atrás?


Es por esto, que a día de hoy, estoy comprometida para que la educación empiece a cambiar, tanto a nivel institucional, como familiar. Lo que tenemos, ya no nos sirve. La educación debe estar basada en el descubrimiento como ser humano, y en desarrollar y expresar lo que uno es en esencia, y no lo que otros imponen, porque así está dictado.


Me gustaría aportar mi experiencia, para que cada persona aprenda a respetarse y amarse, y sobre todo aprenda a perdonarse. Perdonarse porque cada uno hace las cosas lo mejor que sabe, aunque a ojos de los demás, pueda parecer todo lo contrario. Nadie es culpable de nada, la educación que recibimos, nos hizo tal y como somos.

Te pusieron un disfraz, cortaron tus alas, y perdiste tu libertad.

www.siento-mi-cuerpo.webnode.es