bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Cglajara

Leer todo lo que hemos escrito ha terminado por romper todos mis cimientos, esquemas y creencias. Todas las noches me castigo y escribo cien  veces que no debo caer bajo tus mil encantos y cuando lo repaso solo puedo leer que cien veces caería bajo cada uno de tus lunares...

Todas las mañanas me prometo que no puedo aplazarlo más, que lo tengo que parar y poco después un mensaje o mi propia mente me devuelve  la realidad y recuerdo que si un tren pasa a toda velocidad por delante de ti, pararlo sólo sería un suicidio.

Así me encontré agarrado a la locomotora directo hacía tu desembocadura, no hay miedo al naufragio cuando navegas a cielo abierto, no se puede parar, no se puede destruir, avanza sin piedad y arrasa con mis complejos, mis credos y  temores. Está aquí, abróchate el cinturón, es el deseo irrefrenable de tenerte.