bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

MONTSERRAT ROMERO ARISPÓN

?

Contadora de historias, eso es lo que soy.

Nací siendo una contadora de historias y me moriré siendo una contadora de historias. Probablemente muchas de ellas nunca salgan de mi cabeza, quizás otras mueran encerradas en un cajón olvidado. Tal vez alguna se plasmará en un libro; y otras, alguna vez, se proyecten sobre una gran pantalla. Posiblemente las más entrañables se me escaparon entre susurros convertidas en cuestos para mis hijos.

Ciertas actitudes son inherentes a las personas, y por mucho que corramos y dirijamos nuestro camino y pasos hacia lugares opuestos; nuestra verdadera necesidad de ser quien somos nos aguarda paciente en algún punto del sendero de la vida.

Soy Montserrat Romero Arispón, nací en Sevilla, un frío veintisiete de febrero de mil novecientos setenta y dos. Por aquel entonces mi familia vivía en un humilde barrio en la periferia de la capital andaluza.

? Antes de cumplir nueve años ya había escrito mi primer cuaderno lleno de pueriles poesías. Todo el mundo insistía para que mi madre se lo hiciera llegar a Soledad Becerril, por aquel entonces, Ministra de Cultura. A mí siempre me pareció curioso ese hecho.

Escribí durante años, la lectura y la escritura fueron dos de mis grandes pasiones en mi época de adolescencia.

Durante un tiempo, presenté relatos cortos a algunos concursos, y gracias a ello con dieciséis años gané el primer premio de Narrativa Corta, celebrado con motivo de la cuarta Feria del Libro de Utrera, ciudad donde vivían por entonces, y en la que actualmente me encuentro.

Dejé de escribir, pero jamás de imaginar, de crear. Adapté un cuento para su posterior representación por los alumnos de un colegio a quienes impartí clases de teatro durante unos meses. Organicé un curso dirigido a mujeres con idea de que éstas perdieran el miedo a explicarse en público.

Mis estudios se interrumpieron al final del primer trimestre de Filología Hispánica (por la UNED).

Tras años de idas y venidas en trabajos que poco tenían que ver con mis sueños juveniles; tales como limpiadora, ayudante de cocina,? ? Y tras ejercer de ama de casa y madre de dos hijos (esta última mi mejor obra); he decidido desempolvar viejas historias olvidadas. Y comenzar a plasmar en papel éstas y otras muchas que aún no han salido de mi mente.

El esfuerzo que me está costando desoxidar mi creatividad y la adecuada expresión de mis ideas, me alienta a no cejar en el empeño de retomar la dirección que mi alma siempre me marcó.

12 de Enero de 2011
se ha unido a Bubok