bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Daniel Estrada

Prefacio del autor

 

            El propósito de esta novela, (un thriller de acción, suspenso e intriga) es que encuentres una lectura placentera, por momentos divertida (a pesar de que no es una comedia) pero estoy casi seguro, que en algún momento te provocará sonrisas, y no faltará sangre, persecuciones, tiroteos, muertes, tortura, etc., pues se trata de crímenes. La redacción de la misma, no es porque esté aburrido, tampoco por dinero (necesario pero no es el eje de mi vida) y tampoco por la mera necesidad de platicar algo contigo, aunque de seguro es agradable hacerlo.

            Espero que encuentres en esta obra literaria, un reflejo de algunos problemas sociales (nacionales e internacionales) al menos ese es un intento de mi parte. Y te genere muchas sospechas. La violencia está instalada en todos los ámbitos. La corrupción, así como la impunidad también. El sentido y el clamor de justicia, es muy alto en todos los estándares sociales argentinos. Todos reclamamos justicia en algún momento de la vida, sobre todo si te ha tocado vivir un hecho desgraciado.

            Por momentos estaremos en la piel del personaje, y en otras tal vez hasta lo odiemos. Creo que dentro de nosotros, hay un justiciero escondido, esperando el momento oportuno de hacer su aparición para impartir justicia. Ante la mirada indiferente de quienes se encargan de hacerla cumplir y aplicarla de manera eficaz y rápida. Dependiendo de qué ojos examinen esta cuestión, será justicia o injusticia. Por lo menos, casi todos tenemos un concepto de qué es la justicia de manera general, y qué es hacer justicia por mano propia.

Si en tu país, a donde quiera que esta obra haya llegado, la justicia es efectiva y rápida, entonces tal vez no estés familiarizado con ese término, y mucho menos con esos deseos de imponerte para lograr alguna justicia. A veces la podemos confundir con los deseos de venganza. ¿Cuándo es justicia y cuándo es venganza? ¿Alguna vez se te ocurrió defender a alguien de alguna injusticia y no pudiste hacerlo? El personaje no desaprovechará ninguna oportunidad ¿Por qué? Simplemente porque puede hacerlo y quiere.

Creo que en esas cosas pensaras al leer esta obra. Está pensada para tu deleite, y reflexión, también apelará a tu memoria, llevándote hacia tu tierra natal. Pensarás de seguro en tu familia, tus padres y hermanos. En lo difícil de tu trabajo, aunque no creas que es importante lo que haces. En la dicha de haberlo tenido casi todo, o en las dificultades que atravesaste, por las carencias. Seguro que siempre has trabajado muy duro y desde muy joven.  De seguro tuviste que mudarte más de una vez, y estés ahora en una tierra que no te vio nacer.

Estarás de acuerdo conmigo, en que como es una novela, habrá muchos sucesos que son pura fantasía. (Por ejemplo, casi todos los nombres son ficticios)  En otras historias, habrá algunas cosas que parten de una realidad. Por ejemplo, todos los escenarios son reales. (Si más adelante notas que menciono a unos búfalos de agua, esa parte es real y viven hasta la fecha de esta redacción, en las islas de Escobar). La mayoría de los escenarios son conocidos por mí, otros no tanto. Todas las marcas y los modelos de armas son reales. Todas las marcas y modelos de vehículos también. Los explosivos y fábrica mencionada, son reales. Y respecto a los crímenes, están basados, pocos de ellos, en noticias policiales y alguna experiencia del autor, por un pasado remoto en alguna fuerza de seguridad. Leerás luego, sobre un doble homicidio en Pompeya (C.A.B.A.) eso es real, lo del homicidio de un sargento 1° de la Federal también; robo de camioneta, la chica semidesnuda, entre otros. Todo parte de una realidad, cuento con una licencia, que todo escritor tiene, de adaptarla y lograr un impacto deseado en el lector. Espero te surjan dudas respecto a los relatos, porque intento darles un matiz y carga de realismo, para que te cause cierto golpe emocional. Tal vez ambiciono mucho al pretender, que encuentres cierta belleza y una impronta de realismo, en esta obra, espero que así sea.

Bajo ningún concepto hago algún tipo de apología del delito, ni nada que se le parezca. Tampoco fomento actos, por parte del lector@, a que los imite o practique de cualquier forma imaginable o no. Tampoco a que se utilice el lenguaje del personaje, para descalificar o discriminar a nadie. Es solo una obra literaria, como cualquier otra. En donde el autor goza de cierta licencia y cuota de imaginación, para crear personajes y eventos, aunque todos partan de alguna realidad. Hazme un favor, disfrútala y emociónate, como lo hice yo al escribirla.