bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Antonio Dìaz Piña

La inmensa mayoría de los habitantes de nuestro planeta, por ius soli o sanguini, o por naturalización, formamos parte de un Estado. En los dos primeros casos la nacionalidad ocurre con independencia de la voluntad de quienes nacen y solo en el segundo supuesto pueden elegirla y obtenerla, si cumplen las condiciones establecidas por las leyes respectivas.

Aunque no todos somos plenamente conscientes de lo anterior, a consecuencia de ello somos parte de la Población de un Estado y, por lo tanto, su existencia y circunstancias nos conciernen permanentemente, y las normas jurídicas que rigen el juego social dentro del mismo nos afectan inevitablemente.

En gran medida nuestro destino se encuentra condicionado por el del Estado al cual pertenecemos: ¿es un Estado de Derecho?, ¿hay libertad, democracia, seguridad, justicia, paz, productividad, trabajo, salud, educación, honorabilidad, respeto,  …tutelados por leyes que realmente se observan por los gobernados y los gobernantes?.