. Juan Carlos Irigoyen Pérez - Libros de este autor - Bubok
bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Juan Carlos Irigoyen Pérez

Intentar ser estricto con los recuerdos es tarea harto difícil. Todos los extendemos o plegamos a nuestro antojo según nos agraden o no. Por eso, a veces de manera sensata, otras no tanto, somos capaces de dilatar un buen recuerdo hasta el extremo de combinarlo con otros que, si bien no fueron contemporáneos, al estar a la altura de nuestras mejores evocaciones, los convertimos en afluentes del mismo río en nuestra memoria. No es una violación de nuestra sinceridad sino un mecanismo de defensa contra lo que fue adverso. Al fin y al cabo nos gratifica pensar que nuestro río de gratos recuerdos lleva un caudal abundante y que podremos beber de él hasta el fin de nuestros días, incluso que seremos capaces de hacer llegar algún que otro afluente más para evitar la merma.
A los malos recuerdos tenemos que intentar situarlos en estanques aislados unos de otros para que no nos apesadumbren demasiado. Así podemos ir alejándonos poco a poco de su emplazamiento, aunque seamos plenamente conscientes de que siguen ahí y que su evocación vendrá precedida de algún mecanismo que pondrá en marcha otra vez el viaje hacia ellos. Es inevitable. Un olor, una imagen, una canción o un sueño pueden ser el detonante que nos transporte hasta nuestro estanque arrinconado, o a más de uno, y conviertan nuestro día de más o menos calma en un día agobiante y lleno de tristeza.
A mí, por ejemplo, cuando escucho una jota navarra se me humedecen los ojos. No es porque me emocione la jota en sí; es porque veo a mi padre escuchándola frente al tocadiscos. Es la imagen fotográfica de un niño. Una vez que he situado a mi padre, inmediatamente hago un recorrido por la habitación y soy capaz de situar perfectamente la cama, la cómoda, el armario, la alfombra y todos los complementos que uno se pueda imaginar como la lámpara de la mesilla, la del techo, la pitillera de mi padre encima de la cómoda, justo al lado del tocadiscos, los discos, la taza de café? En fin, parece mentira lo que puede disparar en mi cerebro una jota navarra.
Me siento en la obligación de decir que la imagen no es triste en sí, ya que es un grato recuerdo de mi padre. Lo que ocurre es que va inmediatamente ligada a su muerte, que es lo que me produce tristeza. Es la inevitable invasión del agua del estanque que cae al río de los buenos recuerdos y lo tizna con su mancha indeleble.
Por eso aquí encontrarás historias de buenos recuerdos. Otros... no tanto.
También encontrarás historias inventadas. Otras... no tanto.
Que disfrutes.
?Juan Carlos Irigoyen Pérez
26 de Marzo de 2016
se ha unido a Bubok