bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

José Luis Guerrero Fernández

Nacido en 1983, su vida académica transcurre en primer lugar en el colegio Santo Domingo Savio en Úbeda y, más tarde, en el colegio San Agustín en Motril. Posteriormente cursa estudios superiores en el instituto José Martín Recuerda, de la misma localidad granadina para, finalmente, licenciarse en la especialidad de Interpretación Textual en la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga. Actualmente, continúa sus estudios cursando la especialidad Dirección de Escena en dicha escuela.

Tras su formación académica y numerosas representaciones teatrales a la espalda, este inquieto artista nos sorprende con un primer volumen en el que recoge los escritos,  reflejo de una intensa vida personal y académica, recorriendo diferentes estilos literarios.

Sólo el principio se divide en tres bloques principales: teatro, poesía y narrativa. Del primer apartado hay un texto en concreto que quisiera destacar «Crónica de una infancia muerta». En esta obra teatral, el autor nos regala su lado más profundo e íntimo y, desde un lenguaje cercano y familiar, consigue, sin más remedio, emocionar.

Con respecto a la poesía, no puedo evitar hablar de «SUFRE», el primero de sus trabajos que leí. Tras una confusa primera impresión, descubrí en un texto aparentemente oscuro una vida deseosa de luz, de aprendizaje y de mostrar la otra cara del sufrimiento, y no a través de imágenes entrañables y tranquilizadoras, sino  mediante un verso libre, al que más bien llamaría «liberado». El texto muestra una mente y un cuerpo cansados de sufrir, agotados tras un duro golpe de la vida, pero crecidos, fuertes y dispuestos a decirle al mundo que el sufrimiento es inevitable aunque puede ser el puente a un cambio para bien y no irremediablemente el fin.

Inevitablemente debo hablar de honor si pretendo plasmar una imagen fiel del autor. Este concepto, aparentemente pasado de moda, desmitificado y mal tratado, es una virtud que pocas personas reconocen hoy en día. Pues bien, en el apartado de narrativa con «El héroe caído», podemos encontrar, en mi opinión, un ejemplo muy interesante de lo que es una persona con honor, de lo que ello conlleva y, finalmente, significa.

Y, por último, pero no por ello menos importante, nos encontramos con sólo el principio de un gran trabajo, también narrativo, que nos adentra en la inquietante vida de unos interesantes personajes que se enfrentan a un «Destino incierto».

Para terminar, quiero añadir en esta breve aportación que me llena de orgullo este proyecto, y que espero que sea un paso más en pos de una carrera llena de éxitos profesionales y personales.  ¡Larga vida a la degeneración de 2008!

Cristina González Rodríguez