bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Justo Amado Castillo Freire

Cuestión filosófica, teóricamente resuelta: sentido de la historia: progreso prometeico; función de la vida humana: “… su comprensión y su dominio… [control]… de la naturaleza…” (K. Marx); propósito de la inteligencia: producir la “conciencia de sí”, de la realidad en tanto tal (la idea refleja los rasgos esenciales de la materia, expone la dinamia de ella: la ley del movimiento presente y la de su tendencia –mudanza-; pero, sobre todo, los rudimentos de esa nueva realidad, en la que se supera la actual y se realiza la razón humana, en coherencia con el concepto científico objetivo de “desarrollo humano”: naturaleza, naturaleza/ser humano, ser humano/naturaleza, ser “divino”). La Materia esculpe a “Dios” (La Carne Enverbada) en el desarrollo de las fuerzas productivas; el Universo forja su regente en la forma singular suya: el neocórtex, supera la indeterminación heisenbergiana, en la ciencia y en la técnica: la conciencia absoluta; la naturaleza se humaniza, se subjetiviza, se “providencializa” (el ser humano sopla, en la “nariz” de la mecánica automatizada antropomórfica, el aliento de la inteligencia artificial -redes neuronales/simulador de pensamiento, robot sapiens, posthumano). En la lógica-histórica, la Religión (Cristiana, Hindú) viene a ser el “disfraz metafísico del auto movimiento” de la humanidad. Ser Humano: yo soy la inteligencia, el que produce la verdad y que va a la tumba; el que es como yo, no vivirá para siempre; soy el que quiere ser, el que estoy siendo, el que voy a llegar a Ser. La vida/la muerte han dejado de ser el misterio. Al final queda tan sólo la potencia, que busca un nuevo acto: la masa y su propiedad primigenia (la polaridad): el autocinetismo; la esencia de la Materia es existir, ser, permanecer; “nada hay eterno fuera de la materia en perpetuo dinamismo y de las leyes con arreglo a las cuales se mueve y cambia” (la Palabra pasará, pero la Materia no pasará). Hasta ahora se ha escuchado la “Palabra de Dios”; en adelante sonará la voz de la materia provista de conciencia.