bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

MarioAriaz

Es intrínseca e inherente al ser humano la concepción existencial, la razón que provoca una acción y el resultado obtenido por ejecutarla.

Desde que la razón se hace presente el cuestionamiento surge y no de una forma curiosa sino más bien con la intención de obtener la verdad en función de la realidad.

Ésta acción deriva de la incesante búsqueda del entendimiento humano y su perspectiva ante el entorno, y como una leve pizca de esa interminable lista de preguntas cabe justamente analizar una que ha surgido a lo largo de la historia: La percepción del arte.

¿Qué es lo que hace bello al arte? O más bien ¿qué es la belleza? ¿Arte es sinónimo de belleza? Ésta valoración pretende explicar de una manera personal lo que en sí, y dentro de sí misma puede ser la respuesta a una interrogante cuestionada por el ser más ignorante hasta el conocedor más importante de la historia artística.

En tanto se comprendan de una manera amplia y madura los puntos de vista tan variables de la sociedad, y los que pretenden estar fuera de ella, es posible asimilar los por qué de las cosas que parecerían fuera de razón pero tienen una razón.

No hay algo que no tenga explicación y el arte no es una excepción. Es sólo una forma expresiva del ser, una variante del pensamiento plasmada en representaciones de todo tipo o simplemente llamar la atención.

Sin embargo, todo va orientado a la satisfacción ya sea propia o externa.

¿Qué ejemplo más claro puedo exponer que mi propia perspectiva? No tiene por qué gustar, no tiene que sobresalir, porque es lo que pretendo. Dar a conocer algo que para mí es así y estar dispuesto a escuchar lo que Así que por esa premisa en la que creo, tiendo a aplicar al entorno su forma de ser y lo que para mí ella constituye. Es por eso que no puedo negar a nadie la observación que puedan brindar porque estaría contradiciendo lo que trato de dar a entender.

Es percepción, nada más. No es un modelo a seguir ni el parámetro a qué sujetarse, por lo tanto su validez no tiene importancia, al menos para el lector.

Dicha ésta observación, me remito precisamente a mis valores y decisiones, con la única intención de expresar una idea propia de lo que es el arte, sin menospreciar las valoraciones de quienes tienen una concepción diferente.

Gracias por leerme de todas formas.