bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Mónica Moya

Nací en 1993, el año que falleció Rudolf Nureyev. Un prestigioso y especial bailarín ruso con una historia amorosa con Margot Fonteyn. Me emocionó cuando leí la historia. Quizá se debe a que soy extremadamente sensible, mm... no exageremos. 
Nací el 13 de febrero.
Desde bien pequeña empecé a cantar, bailar y tocar el piano, también a componer cuando fui algo más mayor. Me encanta el deporte y los alimalicos desde palomas a osos pardos. Hay excepciones, como las ratas de ojos rojos y rabo rosa.
Julie Garwood, Carlos Ruiz Zafón, Anita Shreve, ocupan la mayor parte de mi estantería con sus nombres en los libros.
Hasta los catorce años no me dejé llevar por la enseñanza de un buen profesor de canto. Era muy tozuda y sigo siéndolo. Cantar es una cosa mía y sólo mía. Me parecía una tontería querer agrandar la voz pensando que eso era imposible. Mis amigos decían que podría mejorar. En efecto, mejoré y de hecho, sigo en ello. Lo primero que me enseñó mi profesora alemana fue lírico. Pasé el año siguiente con un profesor de moderno. Cantaba con él canciones tipo: Your Song de Elton John.
Actualmente canto musicales (Don't cry for me Argentina, the Phantom of the Opera, etc) con un profesor magnífico y brillante, romántico al cantar, y extremadamente dado a la música.
Para mí las estrellas del canto son Whitney Houston, Barbra Streisand (Para mi gusto es demasiado vieja para ir pidiendo 200 euros por cabeza en cada concierto.Tiene la voz cascaíta.) CELINE DION (famosísima por cantar "my heart will go on", Titanic). Hay una cuarta, pero no me gusta tanto: Sarah Brigthman.
Me encanta leer y mi pasión por escribir empezó desde niña. Sufrí percances y dejé aquello que me apasionaba.
A los ~trece volví a abrazar lo que me llenaba. Fue una explosión que me tiene atrapada entre letras y notas. 
No hay ni un sólo día que rompa los cristales y los tímpanos de mi querido perro cada vez que canto.
Mi nene es un bonachón de melocotón, sus manchitas negras le hacen elegante. Su tamaño inspira respeto, pero siempre hay alguien valiente, y ¡mi nene se le echa encima moviendo el rabo! 

¡¡Saludoosss!!
6 de Septiembre de 2008
escribió un comentario en el foro Ayuda "en el tema" Bubok para adolescentes.
29 de Agosto de 2008
se ha unido a Bubok