bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

NataliaMaria

Introducción: El dolor en el niño constituye un problema en el ámbito sanitario. Los indicadores de incidencia y prevalencia demuestran que más de un 60% de la población ha sufrido dolor alguna vez en su vida, presentando problemas en el niño en procesos de conducta, aprendizaje, memoria, etc. Por ello debemos hacer un correcto análisis y una buena evaluación del dolor para llevar a cabo un adecuado tratamiento. Actualmente, el tratamiento del dolor neonatal comprende una terapia farmacológica y una terapia no farmacológica.

Objetivos: Nos planteamos conocer la eficacia del uso de medidas no farmacológicas ante procedimientos dolorosos, identificar la existencia de protocolos establecidos en unidades neonatales, determinar el conocimiento del personal sanitario pediátrico sobre las diferentes medidas de evaluación del dolor y describir las medidas farmacológicas y no farmacológicas utilizadas para el manejo del dolor.

 Metodología: Se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica, utilizando las siguientes bases de datos: Scielo, Cochrane, Pubmed y Google Scholar.

Resultados: Los resultados de nuestra revisión han sido llevados a cabo mediante el análisis de 30 artículos. Elegidos por su relevancia y gran aportación científica.

Discusión: Podemos decir que más de un 90% de los artículos revisados nos indican que el uso de la sacarosa como medida no farmacológica es la más apropiada antes de realizar un procedimiento doloroso en el niño. Y por orden de recomendación nos aconsejan las siguientes: leche materna, succión no nutritiva y contacto piel con piel.

Conclusiones: Hemos podido determinar los beneficios obtenidos tras la aplicación de las medidas no farmacológicas. Además de la necesidad de implantar protocolos para una correcta evaluación del dolor mediante el uso de escalas. Añadir que la formación de los profesionales sanitarios que se encuentran en diversas áreas pediátricas es escasa. Por todo ello, podemos concluir enumerando las medidas de las que disponemos actualmente para el alivio del dolor. Farmacológicas: antiinflamatorios no esteroideos, opioides, anestésicos locales y adyuvantes, y no farmacológicas: contextuales, cognitivas y conductuales.