bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

PUMACAHUA

¿Qué significa la revolución científico técnico y qué significancia tiene dentro de la producción capitalista? ¿Y es cierto que la plusvalía ya no lo generan los obreros sino los complejos automáticos y la ciencia? ¿Y es cierto que la base económica ya no refleja a la superestructura, sino que la superestructura refleja a la base económica? ¿Y es cierto que vivimos en una nueva era —“la sociedad post industrial”, “la sociedad de la informática”, “la globalización del mundo”, etc.— como afirman muchos ideólogos de la vieja sociedad?... Este pequeño ensayo es una crítica demoledora a estas preguntas antojadizas, y por supuesto a los detractores del marxismo que lo propugnan. El autor arranca su crítica partiendo de la cacareada “revolución científico-técnico”, lo cual es el sustento técnico de los ideólogos del capitalismo, pues como si fuera algo novísimo —cuando este proceso, el desarrollo de la técnica y la ciencia por el capital, es algo inevitable, y que en sociedades superiores al capitalismo su desarrollo aumentará progresivamente, y a velocidades colosales jamás imaginadas— se espantan y dan gritos al cielo para luego divagar y levantar montañas de libros sobre aquel proceso histórico que impulsó y sometió el capital, y que nada tiene que ver con una nueva era. Y no podía faltar la crítica a Jurgen Habermas, uno de los actuales revisores de Carlos Marx, quien se atrevió temerariamente a negar la teoría del valor de Marx, la ideología y la lucha de clases…