bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Rafael Ángel Rodríguez Carrión.

                                           Rafael Ángel Rodríguez nació en Gallarta(Vizcaya)

                                           en 1964,   aunque es de ascendencia gallega. Es licen-                                                                               

                                           ciado en Filología Hispánica y en Bellas   

                                            Artes. Trabajó en diversos oficios, llega al mundo

                                           de la literatura (comienza a escribir) a causa de un                                                                                         

                                            amor truncado que el lector identificará con facilidad.    

                                           El autor intenta acercarse a Quevedo con dignidad,

                                           que es uno de sus referentes literarios y que sean

                                           los lectores los que digan si lo ha conseguido o no.

                                           Decimos ?acercarse a Quevedo?, ojo, no igualarle,

porque eso es imposible, ya que Don Francisco de Quevedo es uno de los mejores escritores de toda la historia del mundo. ¿Queda claro?

?Kevedo? (El libro prohibido), es una obra de poesía, ésta es concreta, directa,

sencilla, a veces demoledora, es un texto accesible, que está al alcande del público.

?Kevedo? es mucho más que un libro de poemas convencional. Consta de 458

sonetos !! o ya veremos, que es el cuerpo principal de la obra, en ellos se tratan los temas universales: la muerte, la guerra, el sexo, el amor, la naturaleza, el tiempo, la condición humana etc; y también se repasa en clave satírica(quevedesca), la vida social, política y mediática española, caricaturizando a personajitos funestos que circulan por este mundillo: golfos, sinvergüenzas, ladrones, vagos, bobos, embusteros, sátiros, videntes, zurrapas, santones, chiriperos, mandiles, putas, truhanes, fulleros, moinantes, y un sinfín de indeseables que pervierten al pueblo español amparándose en la libertad de expresión y el libre mercado. Con ellos, el lápiz de Kevedo es implacable. Naturalmente, también hay personas que salen muy bien paradas y alabadas, sea por su trabajo, sus valores, su altruismo etc.

El segundo cuerpo de la obra es el poemario propiamente satírico-burlesco,

a base de letrillas, redondillas, letras satíricas, quintillas y rimas varias, donde se retratan tipos, costumbres, inclinaciones y episodios diversos, todo ello contado en clave progresista y humorística.

Aunque parezca pretencioso, con ?Kevedo?, (El libro prohibido), comienza el siglo XXI en la Literatura Española, ya que entronca con la más rancia tradición hispánica y ejemplifica ésta. Hemos oído en alguna radio que Sabina quiere ser el Quevedo de S. XXI, pues nos parece que verdes las han segado; eso será si nuestra obra completa se va por el desagüe de la historia, de otro modo el Sabinilla va a tener que ponerse a la cola.

_Pero, muchacho, ¿tú sabes lo que dices?

Pues creo que sí, por lo menos mientras me acompañe la salud, sí. Para declarar esto he tenido que atarme bien los machos y una de dos: o Joaquín me hace el prólogo a mí o yo se lo hago a él. No sé si me entenderé con la editorial Bubok, pues estamos negociando, hasta ahora he tratado con críos,

yo quisiera hablar con un escritor maduro, consolidado, que sepa lo que es la vida y la obra, porque me pusieron como enlace una chavalita, hará una semana, a la cual envié como orientación un soneto de Quevedo-portentoso

por otra parte- y uno mío y aún debe estar corriendo. En este plan me temo

que no vamos a poder seguir, porque en cuanto atisbe un adarme de censura

buscaré otra editorial.

?Kevedo? es ingenioso, escandaloso, polémico, corrosivo, mordaz, provocador, inteligente, valiente, honesto, transgresor, corajudo y, sobre todo, independiente, de forma que a nadie dejará indiferente ante tal derroche de insolencia y desparpajo. ¿Me he vendido bien?

Iré subiendo lo que pueda o lo que me dejen. No sé subirlos, estoy intentándolo.   Que se diviertan. Gracias.

                                                         Rafael Ángel Rodríguez (Kevedo)

 

 

 

 

 

 

10 de Octubre de 2008
se ha unido a Bubok