bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Reynaldo Vicente Galiana Ibañez

 Norman  es  un  mecánico  especialmente  dotado  profesional  y  sexualmente  que, por  culpa  de un  desliz  con la hija  de su jefe,  es  trasladado  a la  nación  hispana,  donde  pronto es  seleccionado  para  formar  parte  de  un  equipo  de  especialistas  en  distintos  campos  destinados  a una peligrosa  misión:   descubrir  los  secretos  de  la  misteriosa  nave  Eterna,  enfrentarse  con  la  amenaza letal  de  micro-robots  que  amenazan  al  planeta  Rawena   y   partir  hacia  la  batalla  final  con  la  nave  base  que  alberga  a la  computadora  que  ya  una  vez  fuera  vencida  por el  antiguo  emperador,  Rawena  Maximus.

A  lo  largo  de  toda  esta  peripecia,  Norman  tendrá  ocasión de disfrutar  de  tórridas  escenas  sexuales,  conocer  a  Rebeca,  que  se  convertirá  en su  esposa;   descubrir  que  es  descendiente  directo  del  mítico  emperador,  y  tener  un  hijo  durante  la  travesía  espacial  que  se  convertirá  en uno  de  los  objetivos  principales  de  la  maquina  enemiga.

                          El  retorno  es  una  space  opera  que  ofrece  los  mejores  ingredientes  del  genero:  La  creación de un  mundo  propio,  en  este  caso  altamente  jerarquizado  y  con  férreas  normativas  sexuales;  grandes  dosis de acción  y  suspense y,  sobre todo,  mucha  fantasía.      Pero a  ello  le  añade  además  secuencias  eróticas  muy  explicitas,  un  considerable  sentido  del  humor  y  un  lenguaje  coloquial  tanto  en la  voz  narrativa  en  primera  persona  como  en los  diálogos.     El  protagonista  y  narrador  es  un  personaje  sencillo  pero  ampliamente  dotado,  como  se  señala  en  el  argumento,  y  consigue  ganarse  las  simpatías  del  lector.   Es  quizá  también  la  naturalidad  con la  que  los  personajes  aceptan  situaciones  extraordinarias,  como  la  revelación  de  Norman,  los  descubrimientos  de las  maravillas  tecnológicas  que  encierra  Eterna  o  los  peligros  extremos  a  los  que  se  enfrenta  la  tripulación.

                         El  retorno  es,  asimismo,  una  historia  de  amistad  y  camaradería,  elemento  constante  de  buena  parte  de  excelentes  novelas  de  aventuras:  el  retrato  de  la  galería  de personajes  que  tripulan  a  Eterna  es  descrito  de forma  somera  pero  suficiente  para  cumplir  con  efectividad  sus  respectivos  papeles  dentro  del  relato.   En  algunos  casos  como  el  encuentro  con  el  maestro  Chun  o  con  la  doctora  Rebeca,  el  recurso  del  humor  funciona  muy  bien  como  elemento  anticlimático  que  marca  la  atmósfera  de la  historia  y  que  reaparece  como  contraste  en  los  momentos  de  acción.