bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Riodelaire

“LA COMEDIA DE LA VIEJA y Nueva Política ó El Antimaquiavelo” es una comedia corta, que se desarrolla en dos actos no muy extensos, aunque su avance está bastante bien graduado, a través de seis cuadros progresivos, que se adentran en el planteamiento. 

La primera edición de esta obra de teatro era mucho más breve, puesto que componía el inicio del Tercer Acto dentro la obra publicada en papel en el año 2015, “Con Machado, esperando a Prometeo”, (http://librosdeaache.blogspot.com.es/2015/03/a-la-espera-de-machado.html). 

Ese comienzo ha sido señalado por la crítica, en sí mismo, como “un musical de Broadway”, del Broadway neoyorquino nada menos, lo cual no es poco decir en cuanto a dinamismo, musicalidad, capacidad de danza y baile, para una obra que, como ahora mismo se demostrará, también tiene una profunda carga ideológica, que el lector evaluará e interpretará como le parezca. 

Pero, en principio, no es mal anuncio decir que se avecina un espectáculo teatral grato y dinámico en la forma y profundo en su contenido. 

“La comedia de la Vieja y Nueva Política” sí es fácilmente representable, porque no entraña ninguna duplicidad o multiplicidad de acciones, ni alardes técnicos desaforados. 

Al contrario, es una comedia lineal y sencilla, donde los acontecimientos progresan por su orden. Y se entienden a la perfección. Si sorprenden, será por lo que se dice y por los caminos que se apuntan, que a lo mejor nunca antes habían sido explorados 

El Antimaquiavelo 


Un elemento adicional de intriga me interesa señalar desde este prólogo, para que la obra se lea con mayor interés y suspense. 

¿Qué personaje teatral de los que aquí aparecen, según los lectores, muestra mayor interés por ser y convertirse en el “Antimaquiavelo”? 

No son muchos los personajes de la comedia. Responder esa pregunta sólo entraña un pequeño esfuerzo adicional, premiado con la curiosidad de hallarlo. 

Y, desde luego, para aclarar y justificar ese enigmático segundo título baste con aclarar que “Maquiavelo”, “Nicolás Maquiavelo”, el pensador florentino que pasa por ser el ideólogo de la Vieja Política, quizá no lo sea exactamente, al modo en que se le atribuye. 

Lo que sí es cierto es que es el pensador que, se reconozca o no, sigue siendo el ideólogo práctico más en vigor de la Vieja Política, seis siglos después de su nacimiento y cinco después de su muerte. 

Y desde luego, la Nueva Política que quizá exista, pero está por llegar, necesita hallar cuanto antes una ideología práctica distinta, halle y personalice en algo o en alguien o no a su Antimaquiavelo, que eso es lo de menos. 

Los principales personajes de la obra son Antonio Machado, Gerardo Diego, Nicolás Maquiavelo, el Barón de Montesquieu y representantes políticos diversos o personajes símbolo de las diversas manifestaciones del pueblo, bajo cualquier sistema político. 

Estos son los títulos de los seis Cuadros en que se dividen los dos Actos de la Obra: La comedia de la Vieja y Nueva Política ó El Antimaquiavelo 

ACTO I. LA VIEJA POLÍTICA 

Cuadro primero. Vieja Política, 
la de los seguidores de Maquiavelo, se disfracen bajo las advocaciones partidarias que se disfracen 

Cuadro segundo: En que Antonio Machado y Gerardo Diego comentan los acontecimientos y quedan a la espera de nuevos sucesos 

Cuadro tercero. Sigue la Vieja Política y quizá la condición humana. Moral de hoy, letrilla jocosa. Maquiavelo en escena 

ACTO SEGUNDO: LA NUEVA POLÍTICA 

Cuadro cuarto. Nueva Política, lo que olvidó Montesquieu. 

Cuadro quinto. El Cuarto Poder, el primero no político sino de la Sociedad. 

Cuadro sexto. En el cual el Cuarto Poder sigue actuando. El Barón de Montesquieu en escena