bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

aleflamini

Lola tenía su lugar en el río. Un recodo alejado, al que solo se podía acceder a través de un sendero sin marcar, en bajada, entre árboles y matas, que comenzaba al finalizar la calle de tierra frente a su casa de fin de semana en Tanti. Había una pequeña cascada que podía cruzarse caminando y, junto a ella, una gran roca plana como una isla del tamaño de un colchón. La distancia y la disposición del paisaje no permitían que llegase hasta ahí el bullicio de los turistas dispersos en las distintas playas a lo largo del río.

Un viernes después de la siesta, con el cielo completamente despejado, Lola bajó a tomar sol. Colocó su esterilla sobre la roca, se untó bronceador por todo el cuerpo y puso en su boca un ansiolítico que tragó con agua del río. Seleccionó en su Ipod una play list de horas de mellow jazz, se colocó los auriculares y se puso de espaldas al cielo. La música y el sonido del agua no le permitían escuchar ni su propia respiración. Tampoco la sirena de los bomberos, anunciando la creciente. En poco tiempo se relajó y casi se queda dormida. Lo último que vio fue un hombre entre los árboles haciéndole señas con los brazos.