bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Poeta Bululú

He de presentarme a ustedes para mostrarles mis habilidades,
y pese a no disponer de grandes credenciales he decidido recoger el guante.
Sospecho que moriré como enfermera, Dios mediante,
pues la vida de escritora no me dio facilidades
para ganar el pan, el vino, qué digo, ni un triste diamante.
En cambio lo que he conseguido, gracias al donante
y al paciente tullido, es comer caliente y un poco de vino,
salvo ese detalle ? esa cosa del diamante.
No obstante soy equilibrada y perseverante, de siempre escribí mucho y sólo por vicio
aunque no ganase nada, y no hablo de títulos, monedas ni fama,
no me juzguen mal, me refiero a ese extraño privilegio
de ver mi nombre impreso en una editorial.
Matando el gusanillo como pude, a veces a pedradas,
disparé a cientos de talleres de diversa idiosincrasia:
ejercicios de relato, de guión, estrategias anti-bloqueo, prosa, verso,
monólogo, cuento, distintos niveles, en serio y hasta en cachondeo.
Por otro lado mi vida de artista presenta alguna que otra arista,
para que me entiendan les daré una pista?
Gasto mi voz, energía y un tiempo precioso como comediante, vaya tela, aunque...
nada del diamante, y es asunto enojoso el que me lleva en el bolso a ser actriz
tan pobre como una rata, siendo la que suscribe,
del oficio de Talía y de Melpómene, poco menos que otra musa.
Como ustedes adivinan me dedico, además, a la farándula.
Con estos mimbres que ostento ignoro qué canasto haremos,
lo que sí les digo a todos, puesto en el tapete
el álbum que aquí ven con mis credenciales,
que frente a sus antecedentes personales, literarios, culturales?
esta menda lerenda se parece más a un cesto.
Tal vez por ese motivo es un honor y un placer compartir con ustedes ?esto?.