bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Maria Concepcion Muñoz Llorca

BIOGRAFIA

Maria Concepción Muñoz Llorca (Mima). 

Nacida en Barcelona en 1948, hija de militar ?vencedor?, tuve una infancia privilegiada en manos de niñeras y mademoiselles. Mi madre, vitalista y precursora, me matriculó en el único colegio católico de monjas norteamericanas en Europa, Marymount International School de Barcelona, al que asistían, mezcladas, herederas de la burguesía catalana, las nietas de la reina Victoria Eugenia, hijas de embajadores o de militares norteamericanos, católicas y judías, negras y blancas.  Mi hermano iba al Liceo Francés y en casa se leían revistas en todos los idiomas menos en un catalán que mis padres dominaban pero no utilizaban con nosotros, jamás.

El ambiente cosmopolita de Barcelona también influyó en mi adolescencia y conocí ?avant la lettre? la música francesa (Brel, Brassens, Piaf) y la norteamericana (Peter, Paul & Mary, Neil Diamond, West Side Story, etc) pero todo se truncó cuando mi padre fue nombrado Jefe Auditor del Ejército del Norte de Africa. Pasamos dos años en una Ceuta militarizada y luego vinimos a Madrid donde mi madre abrió el primer café teatro de Madrid, el lady Pepa, legalizado por Fraga en persona. Allí recorrí todos los escalones de la carrera dramática, desde traducir obras del Marqués de Sade para ser representadas en el local (cuando mi madre no tenía alguna suya preparada) hasta poner las luces y la música durante las representaciones, pasando por actuar e incluso cantar ante el público lo que me valió una caricatura y una reseña en el ABC, del prestigioso crítico teatral Lorenzo Lopez Sancho, amigo y admirador de mi madre.

Las desavenencias (esperadas) con mi padre me indujeron a buscar mi independencia económica y empecé a trabajar a los 17 años como vendedora intérprete en una boutique de la calle Serrano. casarme y ser madre a los 24 y después de un corto periodo como madre y esposa tradicional, saqué unas oposiciones para trabajar de Auxiliar Administrativo en la Caja de Ahorros de Madrid y en cuanto me independicé económicamente me fui a vivir a Altea, Alicante con mi hijo de 5 años. Mi marido no me siguió y años más tarde, nos divorciamos (en cuanto se legalizó en España). En ese delicioso pueblito (entonces lleno de hippies y progres de todo el mundo) pase casi diez años sobreviviendo a base de negocios de hostelería, ropa o antigüedades hasta que, instalada ya la decepcionante (para mí) transición, decidí que de cualquier forma era demasiado pronto para jubilarme.  

Volví a Madrid con 40 añitos ya cumplidos y justo a tiempo para compartir los primeros éxitos de Almodovar desde el humilde puesto de Secretaria de la productora de cine Tesauro y luego coincidiendo con la botadura de los canales privados de Tv, hice una meteórica carrera en el sector audiovisual, empezando como ?asistente? del director  del departamento hasta llegar a Productora Ejecutiva de diversos programas de entretenimiento difundidos por TVE y otros canales. Cuando la bazofia empezó a inundar toda la programación, me pasé a la radio buscando saciar mi interés por los asuntos sociales pero sólo llegué a tiempo de asistir al deslumbrante éxito nada menos que de Jimenez de los Santos en la COPE. Desestimado ese camino, aterricé por fin en el tercer sector y en una pequeña ONG, durante siete años he dirigido varios Centros de Acogimiento Residencial para menores inmigrantes en Guadalajara, Colmenarejo y Villalba.

El único hilo conductor de esta ajetreada vida, ha sido siempre mi amor por los libros pero como decía Borges, me jacto más de lo que he leído, que de lo que he escrito. Lo que en mi caso, no tiene ningún mérito ya que, a demás de mis incursiones juveniles en el teatro, luego he escrito varios guiones que no llegaron a buen término, alguna pieza teatral representada en la RESAD, un ?Tratado sobre la dependencia emocional de la mujer?  que publicó una pequeña editorial ya desaparecida y dos o tres novelas que he intentado promocionar a través de   la Guía de Editores de España.