bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

elsiri


"...a todos los que intentan, movidos por una fuerza desconocida que viene desde adentro, ser inmortales..."
UN CAZADOR DE MARIPOSASLo triste de esta locura es que me enamoré de tu recuerdo. Por eso, cuando estamos juntos, te extraño.  Y me muestro ausente.  Y genero distancia.  Y pienso en olvidarte.  Y doy mil vueltas en una calesita que me lleva a ningún lado.  Terminás herida y yo culpable.  Nos separamos y luego te extraño; y nos extrañamos, me lo dicen tus ojos cuando (por esas casualidades inducidas) nos cruzamos en algún bar. Pero cuando todo se enrarece y percibimos que el mundo está contra nosotros, el baño de amor, la lluvia de besos, la pelea de abrazos que nos damos nos calma el ardor que a veces llamamos soledad y otras veces estupidez. Estoy solo en el arenero, tengo 4 años, meto mi mano en la arena y no me importa nada más que el puñado de ésta que se me escurre de la mano. Estoy solo afuera del arenero, tengo muchos años más, meto mi mano en mi cabeza y (lamentablemente) no me importa nada más que sólo el puñado de ideas que se me escurren de la mano. Tanto tiempo transcurrido para seguir siendo el mismo. A esto se deben referir los personajes más místicos del barrio cuando hablan de la esencia de las personas. Decidí comenzar a escribir más seguido, voy a ver si puedo hacerlo. Me siento como un cazador de mariposas, solo que en vez de ir con una red tras mariposas voy tras algunas ideas. Lo que me da miedo de esta metáfora es que cuando uno caza mariposas para coleccionarlas, éstas, al cabo de un ratito, mueren… y nos convertimos en el feliz propietario de una hermosa mariposa muerta.