bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Eriika Aguilar

Escribo porque un día me dijeron que era el mejor remedio para la tristeza y desde entonces le estoy echando un pulso, de ahí que esto se haya convertido en una válvula de escape (aunque lo apodéis de libro). Aunque el corazón lo lleve a la izquierda, estoy medio muerta, por eso rehúyo el punto de la i latina: para que ella también se acostumbre al abandono. Soy un desastre para recordar nombres, por eso me conformo con la inicial y voy dando pistas a mi receptor: hay que mantener despierto al recuerdo. Un día comprendí que la sinceridad era la bola negra del billar, y desde entonces es la primera que meto: por eso siempre pierdo.