bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Fernando José Palacios León


" Es difícil explicar de dónde vienen las pasiones de cada uno, y por qué nos gusta lo que nos gusta y no cualquier otra cosa. Desde que era pequeño, muy pequeño, he sido muy observador y me han interesado las pequeñas grandes verdades de cada persona que conocía. Mi amor por las palabras nació realmente de una frustración, la de no saber ni poder pintar, algo muy importante para la vida de un niño. Esa incapacidad para el dibujo y esa extraña pasión de observar y querer plasmarlo en un papel, me condujo inconscientemente a buscar en las palabras el trazo y los colores de lo que no podía pintar con las manos. Fue entonces cuando descubrí en las horas de lectura del colegio y en las estanterías de las casas, que no todo el arte consistía en la pintura, si no que también se podía pintar lo que uno quería expresar con las palabras, con las propias palabras. A todo aquello se le llamaba literatura, y a los que hacían literatura, escritores, ¡como Cervantes, tan importante en Alcalá de Henares! Creo que cuando pensaba todas estas cosas no llegaba a levantar del suelo más de un metro y veinte centímetros. Importante han sido para mi amor por la lectura dos personas, mi madre y mi hermano Alejandro. Mi madre porque ha sido siempre una lectora voraz y ha llenado las casas de libros, y mi hermano porque me enseñó lo humano que encierra a todo lo que conlleve escribir, además de tener un gusto erudito e infinitamente lírico sobre cualquier tipo de expresión artística, es muy importante tener alguien con quien hablar y que nos ponga libros en las manos. Sobre mí, poco o nada más puedo decir. Sobre lo que me interesa en la literatura y aquello que más me ha influído a la hora de escribir sí puedo añadir algo más, puede decirse que mis gustos son bastante extraños. Todos los escritores que me gustan están muertos (españoles o en lengua española): Garcilaso, Cervantes, Quevedo, Góngora, Lope, Villamediana, Bécquer, Valle-Inclán, Manuel Machado, Vallejo, Cernuda, Cortázar, Cela, Umbral... (Rusia y el resto del mundo): Chéjov, Gógol, Dostoyevski, Lermóntov, Pushkin, Turgeniev, Bulgakov, Nabokov, Novalis, Hoffmann, Poe, Stifter, Schiller, Mann (Thomas y Heinrich), Rilke, Böll... Me dejo todos los franceses e ingleses, ya por no aburrir, si es que alguien ha llegado leyendo hasta esta línea. En literatura me interesan, decía, los momentos en que cambian las cosas y la descripción de todo aquello que siendo importante, pasa desapercibido. Aquello del Principito "Lo esencial es invisible a los ojos" creo que es el mejor resumen de lo que es importante para mí, a la hora de reflejar algo en una página. Lo importante, al fin y al cabo de la literatura, somos los lectores."
F.P.L Licenciado en Filología Alemana en la especialidad de Literatura por la UCM