bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

frankvila2

Frank Delvi (Francisco Delgado Vila), nací en Seriñá, prov. de Girona, el 31 de marzo de 1946. Era un domingo a la hora de ir al cine. Mi padre, maestro de escuela. Mi madre, sus labores. Yo, el segundo de cinco hermanos, todos varones. Tuve una infancia más o menos feliz; más por mi ingenuidad que por la dura realidad. Crecí envuelto de una pobreza relativa que a mí personalmente parecía no afectarme porque ni me daba cuenta. Existía un adagio que rezaba así: "Eres más pobre que un maestro de escuela". Yo crecí feliz con mis hermanos. A los 11 años ingresé en el Seminario Conciliar. Me enseñaron Humanidades. Destaqué por mi doble versatilidad: matemáticas y literatura. Estuve internado durante seis años. El curso académico era de setiembre hasta Navidad. Pasados Reyes Magos, unos quince días, volvíamos al internado. Llegaba Semana Santa, nos dejaban una semana para vivir con nuestra familia de vacaciones. Llegaba el verano y con él las vacaciones más largas. Tres meses, interrumpidos en la mitad, por unos 20 días de colonias en un internado de verano. Santa María del Collell. Sería para que no le cogieras el "curricamp" a la vagancia. A los 17 años decidí dejar el Seminario. La condición de no poderme relacionar con las chicas era un gran hándicap. Siempre había tenido novia. Era ilícito; pero parece que andar al margen de la "ley" era mi característica más arraigada. El género femenino para mí era como una droga. Y no iba a renunciar a su implacable atractivo. Soy aries. Y por mucho que me lo propusiera, no iba a conseguirlo. Después de andar por la vida libre hasta los 25 años, me casé con mi primera mujer. Tuve dos hijos. Se rompió el matrimonio después de haber convivido unos 18 años. Hacia los cuarenta y ocho años, y después de pasar unos cinco años de solterón, me casé con mi mujer actual a la que conocí en un viaje de placer a Santo Domingo, Dominican Rep.; y con la que sigo ahora. Me acaba de dar una hija a los 19 años de casado con ella. La estabilidad emocional y la jubilación, me impulsaron a escribir mi primera novela. Ahora me falta que alguien además de verla aceptable e interesante se decida a publicármela.
9 de Diciembre de 2012
se ha unido a Bubok