bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

kacoes

Habían terminado las fiestas patronales en la localidad y el pueblo parecía haberse quedado mudo ante tanto pasacalles taurino. Eran las dos y media de la tarde cuando Kaco, se disponía a tomar su ya rutinario café en su bar preferido, cuando le invadieron los recuerdos de aquella fiesta reciente, había pasado prácticamente todos los días de la fiesta con su compañera de teatro, aquella que con sus inmensos ojos azules no entendió la  personalidad de su personaje hasta que se empapó de él y de su psicología.