bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

María Ríolobos Rendón

Reseña de la autora

Soy María Riolobos Rendón, nací en Plasencia (Cáceres) en el año 1953. Ya de niña me gustaba mucho escribir inventando historias y siendo adolescente gané un premio de redacción que Coca-Cola y la revista Telva convocaron. Terminé el bachillerato superior y comencé a trabajar de secretaria. Pero me casé, tuve cuatro hijos a los que adoro y me dediqué a las ?labores del hogar?. Nos trasladamos a vivir a Córdoba y, pasado un tiempo, tuve que volver a trabajar fuera de casa: me había quedado sola con mis hijos y la necesidad apremiaba. Lo hice vendiendo ropa a la vez que máquinas de limpieza, como secretaria y administrativo en un despacho de abogados, en una pastelería, como modista.... Al querer estar preparada para cualquier trabajo al que pudieran llamarme, hice cursos de todo tipo: diseño y moda, modistería. primer grado de F.P. en Jardín de Infancia, Auxiliar de Clínica...y muchos más.

Me casé de nuevo ya mayorcita y retomé mi ?lápiz y cuaderno?. Con mucha ilusión cursé y aprobé el acceso a la Universidad, quería estudiar Filología Hispánica o Magisterio Infantil. Pero apareció nuestra gran sorpresa: mi nieto, el protagonista de ?El elfo de los ojos azules?. Él es uno de los siete nietos que tengo, a los que quiero con pasión. En aquel momento tomé la decisión de ponerme a su disposición, de lo que no me arrepiento en absoluto. Él ha cambiado mi vida, de manera que yo cambié el rumbo del aprendizaje, inclinándome por terapias para el cuerpo y la mente, tales como Quiromasaje, Técnica Metamórfica, Estiramiento de Cadenas Musculares (J.R.G.) y, por último, Reiki. Son técnicas que pongo a disposición de mi nieto y de cualquier persona que lo necesite.

Sigo escribiendo a la vez que hago talleres de escritura desde hace años, aunque este cuento ha sido el primero que he editado. Nunca me había planteado el tema, pero sentí que debía hacerlo para dar rienda suelta a los sentimientos de dolor que sentía en mi corazón y, fundamentalmente, para lanzar a la sociedad un mensaje. Mi objetivo al escribirlo ha sido sacar a la luz la realidad social de la discapacidad, realidad que existe desde siempre y que la sociedad no termina de encajar, de asumir, de integrar con naturalidad en la vida cotidiana. Es posible que sea por desconocimiento, porque hasta que no te afecta no tomas conciencia del problema -ya que es doloroso y cada vez pasamos más de las penas y sentimientos-, porque al ser relativamente pocas las familias que lo sufren, la sociedad no reacciona ante el mismo?o por todas estas causas juntas. Pero es la triste realidad y con este relato quiero contribuir a mejorar la situación.

Este es un cuento para que lo lean los adultos y se lo expliquen a los niños. Hay que hacerles ver desde pequeños que, existiendo diferencias entre las personas, todas ellas tienen derecho a gozar de la vida en todos los sentidos y dentro de la misma sociedad. Hay que facilitarles su familiarización con el hecho de la discapacidad. Pienso que si al educar a nuestros hijos, tanto en casa como en el colegio, no excluyéramos de sus vidas a estas personas discapacitadas, no les sería tan complicado convivir con ellas cuando llegaran a mayores. Aunque son diferentes y especiales, existen y necesitan mucho de nuestro cariño.

Gracias por leerme y os invito a comprar mi cuento.