bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

laurapek

La magnitud del problema del consumo de alcohol en adolescentes es evidente, ala vista de la gran prevalencia de jóvenes consumidores, y de la asociación que éstosestablecen entre el alcohol y la diversión; situación que crea un gran riesgo para ellos,físico, psíquico y social. Como docentes, tenemos una gran responsabilidad, pues nosencontramos en un entorno idóneo, en el que se puede acceder a un gran número deindividuos, y en el que además convergen las edades clave para llevar a cabo laprevención. Sin embargo, no podemos olvidarnos de otro factor fundamental, la familia.La familia es el principal agente socializador en la vida de cualquier persona, actuandoantes y durante la intervención del ámbito escolar. Por ello, para que la prevención en eladolescente sea eficaz, es necesario que ambas comunidades sean conscientes de suimportancia, y que trabajen juntas durante todo el proceso de maduración del individuo.Los logros conseguidos en el entorno escolar no sirven de nada si la familia no losapoya y favorece, y la actuación de la familia tampoco será eficaz si no sabe cómomanejar la situación, para lo que necesita la ayuda de la escuela. Así, en nuestro trabajo,se pretende reflejar la eficacia y eficiencia de la actuación conjunta de ambascomunidades, para lo que se ha llevado a cabo una revisión documental, tras la cualhemos conocido como actúan conjuntamente la escuela y la familia sobre eladolescente, en cuanto a la prevención del consumo de alcohol, cuales son losmecanismos por los que se lleva a cabo dicha actuación, y cuáles son sus limitaciones omotivos por los que no se realiza en la medida en que se debería.