bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

mariamarco

En un tiempo muy distinto del nuestro, y por hombres cuyo poder de acción sobre las cosas era insignificante comparado con el que nosotros poseemos, fueron instituidas nuestras Bellas Artes y fijados sus tipos y usos. Pero el acrecentamiento sorprendente de nuestros medios, la flexibilidad y la precisión que éstos alcanzan, las ideas y costumbres que introducen, nos aseguran respecto de cambios próximos y profundos en la antigua industria de lo Bello. En todas las artes hay una parte física que no puede ser tratada como antaño, que no puede sustraerse a la acometividad del conocimiento y la fuerza modernos. Ni la materia, ni el espacio, ni el tiempo son, desde hace veinte años, lo que han venido siendo desde siempre. Es preciso contar con que novedades tan grandes transformen toda la técnica de las artes y operen por tanto sobre la inventiva,

 llegando quizás hasta a modificar de una manera maravillosa la noción misma del arte.  

PAUL VALÉRY

 

 

En las sociedades del siglo 21, el arte no se expondrá.

Se producirá y difundirá.

LA SOCIÉTÉ ANONYME

 

 

 

 

 

S I N O P S I S

 

Esta investigación surge del interés por consolidar una serie de prácticas artísticas con un nexo común: la desmaterialización. A partir del libro de Lucy R. Lippard Seis años: La desmaterialización del objeto artístico de 1966 a 1972 se propuso actualizar sus hipótesis analizando los movimientos surgidos desde los años 80 hasta la actualidad; demostrando que esta estrategia productiva está más vigente que nunca y que de un modo viral han surgido nuevos modos de entenderla y actualizarla.

 

El recorrido propuesto detecta su punto de partida en la crisis del concepto de lo real ; desde ahí intenta analizar las estrategias metaobjetuales  más utilizadas como la deconstrucción, la apropiación, lo procesual, lo relacional, lo digital o lo contextual como proyectos artísticos con otros intereses más allá de la representación y de la producción artesanal. El objeto artístico surge entonces colateralmente, como documentación, no como motivo. De este nuevo status surgen multitud de paradojas referentes  a la mercantilización, recepción y exhibición de este tipo de obras que cuestionan, entre otros, los espacios expositivos,  la dimensión económica de las artes y las vias necesarias para la profesionalización del artista en el momento histórico que vivimos.  Metaobjetual significa el intento de aprehender fenómenos, situaciones o experiencias derivadas de los nuevos geoespacios de la modernidad, situando al artista como etnógrafo, desplazando el placer desde lo escópico a lo cognitivo.