bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

nazareno

Comienza por una sucinta exposición de los principios de la Semana Santa en España así como una pequeña reseña de las disciplinas a que se sometian los asistentes a las procesiones para introducirnos en Logroño, dónde se relatan cómo se celebraban estas penitencias en tiempos pasados. Un punto de inflexión en estas celebraciones penitenciales  fue la donacion de don Gabriel de Unsain en el año 1694, cuyo relato nos da pié para explicar nuestros actos de entonces, que fueron  mejorando en el curso de los siglos hasta nuestra guerra civil en que fueron suspendidos, pero no anulados los actos semanasanteros de Logroño, en que la asistencia a los mismos en el interior de las iglesias, aumentaron de tal forma que, a la terminación de la contienda, aquello sirvió como un caldo de cultivo para que se comenzara a hablar entre los habitantes de la ciudad con el presbítero de la Colegiata de la Redonda, don Pedro Baldomero Larios que fue quien con su actividad, sus deseos y su fé, podemos decir que fue el verdadero artífice de la constitución de la Hermandad de la Pasión y el  Santo Entierro, gracias a sus desvelos,

a sus eafuerzos, inquietudes y afanes, y en un plazo breve, año y medio, pudo salir la Hermandad con hábito propio en la nueva procesión del día de Jueves Santo 21 de Marzo de 1940, ideada por él.

Los detalles de ésta como de las demás, estan dentro del libro que tenéis en vuestras manos.

Aquello fue el inicio de lo que hoy son nuestras trece procesiones de la Semana Santa celebradas por nuestras once cofradias existentes en la ciudad.

He terminado el libro con una pequeña semblanza de cada cofradía, un poemario que hice, hace unos años, a ésta tan querida Semana Santa por mí, finalizando con una exposición de todos los carteles de Semana Santa que se han editado desde 1972, en  que fue el primero.