bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Bayardo De Campoluna

Bayardo De Campoluna nació en la ciudad de Choluteca, Departamento de Choluteca, Honduras, el 28 de febrero de 1982. Desde muy temprano empezó a interesarme por la literatura y ha escrito y participado en diferentes blogs y programas de radio.

La pregunta que parece una obligación responder cada tanto es desde cuando escribe y hasta hace poco Bayardo de Campoluna creía que había empezado a escribir en el 2008 pero un antiguo compañero de instituto le reveló que guarda todavía un viejo poema escrito por él más de diez años atrás.

La revelación lo llevó en un viaje retrospectivo y ha llegado a concluir que su faceta como escritor estuvo presente en cada momento de su vida manifestándose en frases profundas que soltaba en conversaciones de apariencia trivial y líneas que si se pudiera unir formaría al menos uno o dos poemas.

Lo cierto es no siempre tuve claro que yo podía ser un escritor, comenta. Por eso, al preguntarle sobre sus influencias literarias no habla de influencias estilísticas ni vocacionales sino prácticas, de personas que lo motivaron a emprender la escritura como un oficio posible no para vivir en este mundo capitalista sino para sobrevivir en el páramo de amarga realidad, porque para él, escribir no es un medio de vida sino una manera de vivir más de una vida.

Cuando el empresario Salomón Jaar publicó su libro ¿Quieres ser rico?, Bayardo de Campoluna vio que escribir un libro era posible para él, no porque cualquiera pudiera hacerlo como si se tratara de algo ligero sino porque alguien a quien conocía de manera personal lo había hecho, y este empresario, admirado y respetado, dio una muestra de nobleza al motivar al novel escritor a seguir adelante con sus sueños.

Eso fue a inicios del año 2008, con una historia recién empezada y pronto postergada. De modo que volver a la carga no fue difícil, y Bayardo de Campoluna afirma que escribir no es difícil en sí, lo difícil es llegar a ser un alquimista de las letras.