bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Francisco Sarmiento Oviedo

Nací en Lima, Perú, tengo 52 años. De niño viví en Chimbote (puerto pesquero a 420 km. al norte de Lima) hasta los 14 años que me mudé a vivir a Lima. Desde los 12 años comencé a escribir poemas, pensamientos, cuentos, etc. y comencé a tener una gran pasión por la escritura que me dura hasta ahora.

Mi profesión es abogado, siempre muy ligado a las letras. Fui profesor en la Universidad de Lima, en la Facultad de Derecho y en el Programa de Estudios Generales por más de 6 años, desempeñándome en los rubros de derecho, historia, ciencia política y filosofía de la ciencia. La enseñanza universitaria la alternaba con mi carrera profesional.

Unos años después me aboqué al rubro turístico como dueño de un restaurante y una cafetería en Santiago de Chile, luego como Gerente en un hotel 5 estrellas en Cusco y como Consultor turístico. En paralelo ejercí el periodismo de opinión por unos años, colaborando con el diario Expreso de Lima, principalmente en temas de análisis político nacional e internacional.

Hace unos años hice un Diplomado y un Máster en Dirección Estratégica de Recursos Humanos y me especialicé en el rubro de Comunicaciones y Relaciones Públicas. Por lo que actualmente me desempeño como Gerente de Comunicaciones y Relaciones Públicas en Minera Chinalco Perú S.A., con sede en Huancayo, en los Andes centrales peruanos.

Soy casado y padre de dos hijos, ellos y mi esposa comparten conmigo la misma vocación por la creatividad y muchas de las historias que se relatan en mi primer libro Las aventuras del mono Marcelo vienen de esa vocación común.

Me puedo calificar como un cazador de historias y en eso me ayuda mi familia en pleno, las que luego comienzo a plasmar en la categoría narrativa. Esa es mi actual pasión, porque encuentro que las historias no tienen límites, como tampoco lo tiene la creatividad en sí, que me sirve para moldear historias reales o de ficción y crear mis propios relatos.