bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Rosario Raro

Tal vez de antemano se ignore qué es un Tardigotchi, el dispositivo que dentro de una cápsula contiene un gadget electrónico junto con un microscópico oso de agua, usuario de Facebook, viajero interestelar a lomos de cohetes y casi inmortal.
Estas páginas reviven también a Olga Galicia Poliakoff, cariátide del proceloso underground valenciano, flor descarada, dominatriz, cetro en los litigios y curva en nuestras caligrafías.
El ratón Mickey posa junto a cierta duquesa contemporánea cuando niña en un retrato ecuestre. Un collage delirante que firmó Ignacio Zuloaga. El verdadero certificado andaluz de nacimiento del personaje. 
Y más argumentos para esta lectura: el cadáver que en cierta urbanización de Los Ángeles, California, se confundió con la decoración de Halloween, travesías trasnochadas en after hours donde los zombis comen como astronautas mientras el mar erosiona las primeras ruinas modernas abandonadas por las constructoras en su huida. Todo ésto y mucho más -que dicen los cartoons-  en 135 relatos.
Literatura indie autoeditada, autocorregida, autogestionados sus trámites varios, autodiseñada y autodistribuida, en este caso literalmente, es decir, distribuida en auto. En suma, una apuesta por la autocoherencia que es también la coherencia del autor, veintidós en este caso.  
Solo hay que darle al Play -digital o manualmente- para que comience el disfrute en esta latitud emoción.