bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

ana ocaña azor

SOY ANA OCAÑA

Me llamo Ana Ocaña Azor. Nací en una mañana gris de primavera y fui la rosa del jardín de los sueños, allí donde nace el sol y se resguardan los amores.

Desde niña escribía versos sobre las paredes de la escuela de mi padre y con tiza dibujaba un corazón junto a otro que callaba, y así fue como poco a poco descubrí que amar y sentirse fundir en otra piel es superior, te salen alas y vuelas sin retorno de la amorosa crisálida para siempre.

Llegó como un apasionado verano mi adolescencia y comencé a formar ramos de deseos y macetas de ilusiones. Empecé a besar sin labios a príncipes imaginarios y a perderme en cuerpos enamorados.

Del otoño surgieron los versos de la añoranza y seguir por el camino angosto que badea precipicios y aprendí a correr descalza por los senderos amplios de la vida. Aprendí a querer y a curar almas con besos y con caricias.

Con 16 años se fue para siempre el duende mi vida, se hizo fantasma el espíritu de mis sueños, ese padre joven y bello, desapareció cuando más lo necesitaba...

Eso marcó para siempre mi destino. Aprendí que todo es efímero, que lo importante es vivir con pasión el hoy y el ahora. Qué andamos de paso y todos somos caminantes visibles para unos e invisibles para muchos; que nada permanece: todo muta o muere.

Entonces nació esa mujer que dejó de ser niña y se convirtió en una gitana errante con los pies descalzos, con flores sobre la cabeza y los cabellos sueltos. Aprendí a robar miradas con el cuerpo y a coleccionar besos. Fui psicóloga del aliento de todos y poeta del alma para algunos. Me desnude el alma y me desnudaron el cuerpo. Descubrí que sólo sentía frío cuando no había amor, solo sexo. Aprendí que cuando una respiración y un cuerpo se funden, crece en el aire el éxtasis del sueño y se hacen realidad por momentos las imágenes del imaginario.

Cruzando miradas nació una mañana el símbolo de lo eterno: ¡el amor! Ese amor fecundo dio lugar a dos raíces de mi árbol, un árbol que no he dejado de regar y que le puse: Melchor y Alejandro.

Hoy sigo perdida en lo absurdo del ser y lo paradójico del querer, pero mi viaje ya no tiene retorno, así que vivo cada vez que siento que una mirada me desnuda.

Ana Ocaña 2010-10-21