bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Rafael De Dios García

RAFA DEDI (RAFAEL DE DIOS GARCÍA), poeta y actor, Riaguas de San Bartolomé (Segovia), año 1957.

Fue corresponsal y colaborador de ?El Adelantado de Segovia?.

Incluido en numerosas obras antológicas (Antología 50 poetas contemporáneos de Castilla y León , etc.), es miembro de varias asociaciones y grupos culturales y colabora asiduamente en revistas y periódicos.

Algunos poemas de su libro Poemas a las cosas aparecen en los libros de lecturas (Calidoscopio, 4º y Perinola 5º de Primaria) de la editorial EDELVIVES y en los libros Idioma y Fantasía 4º, Idioma y Fantasía 5º y Aplausos 4º, que publica la editorial DISTRIBUIDORA NORMA en Puerto Rico.


Galardones

Primer Premio ?Villa de Leganés (Leganés, Madrid, 1981) con Nací para ser libre. Primer Premio ?AGA? (Bilbao, 1984) con Corazones arrecidos. Primer Premio AGA (Bilbao, 1986) con Estación de penuria. Primer Premio AGA (Bilbao, 1992) con Hombres de polvo. Mención Honorífica ?Ciudad de Miranda? (Miranda de Ebro, Burgos, 1995) con De los sotos al páramo. Primer Premio ?Sindicato Nacional de Escritores Españoles? (1995) con "Poemas a las cosas". ?Medalla de Oro de San Isidoro de Sevilla? (Sindicato Nacional de Escritores Españoles, 1998).
Obra literaria

Ha publicado los siguientes libros: Poe (1980); Nací para ser libre (1981); Segovia, mis raíces (1983); La promesa (1987); Hombres de polvo (1992); Si no fuera por ti (1994); Poemas de abatimiento (1995); De los sotos al páramo (1996); Poemas a las cosas (1996); Mar azul, mar negra (1998), Rafa Dedi, poemas (2000), Vivir con vida (2010), Cuando pongo ?Te quiero? (2012).

Frases célebres

El olvido es una pena que no se llora.
El refugio no evita la tormenta.
El que llora de verdad, llora más que lágrimas.

Las leyes no las deberían hacer los poderosos sino los débiles, aunque sólo sea porque ellos están más necesitados de justicia.

La injusticia del silencio es esa justicia a la que asentimos sabiendo que es injusta.

Nadie entiende, justamente, que para la Justicia, dos personas iguales, en un mismo sitio, uno no quepa y al otro le sobre espacio por todas las partes.

Muchas veces creo que nos están juzgando con el culo de la Justicia.

Nadie entiende que la injusticia gane a la Justicia tantas veces, como no entendería que durante la noche saliera el sol.

La Justicia no puede ser injusta, igual que lo blanco no puede ser negro; el cielo, la tierra o Dios, el Demonio.

Una Justicia que no es la misma para todos, es igual que una mesa con patas, cada una, de distinta longitud: ni se puede ni se debe sostener.