bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

vicrinco

La poesía es tal vez, la forma de expresión más sensible del ser humano, un puente de comunicación que toma como base situaciones y vivencias cotidianas, dando vueltas en un mágico universo de palabras en el que giran los autores hasta encontrar una forma y presentación llena de sensibilidad. El mar con su magia y misterios, es un espacio de cambios permanentes. Es depósito y reflejo de nuestras emociones, espejo de nuestras almas y cuerpos, en el que nos sumergimos, en busca de tranquilidad y armonía. Un lugar en el que navegamos, para relajarnos a través del vaivén de las aguas, en un acto que nos hace regresar al medio acuático del cual salimos al nacer, podríamos decir que las buscamos porque nos recuerdan la tranquilidad de la placenta y el vientre sagrado de nuestras Madres, que abandonamos para iniciar la vida, normalmente con llanto e inconformidad, al dejar la protección del cálido espacio en el que somos uno solo con nuestro ser más querido. La vida comienza con llanto y con rebeldía, con el temor a lo desconocido y la incertidumbre de lo que nos espera en cada paso del camino, igual que el mar, tiene sus altas mareas, sus bajas mareas, horas tranquilas y estruendosas tempestades. Nuestros Padres, al finalizar su existencia material, nunca parten del todo, los llevamos con nosotros, por siempre no solo en nuestro recuerdo, también en la esencia sublime del ser. Igual que formamos parte de Dios como un todo universal, somos el desarrollo de la semilla de amor plantada en el cuerpo femenino, en el suceso de amor más grande de la creación; gestar y dar vida.