bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Vitaliano de la Cruz Arnaiz

Todos buscamos un sueño, alcanzar la meta, triunfar en lo que te propones, no queremos fracasar.

Yo lo tuve en la punta de la mano, a un paso y se me negó, se torció, me dio la espalda de una manera injusta y malsana.

En esa soledad de las iglesias fui fortaleciéndome y saliendo del pozo de la desidia y el desánimo que me inundaba y me impedía ser feliz; yo, intentando dar siempre buenos consejos, animando a los demás, dejándome la piel por cada uno de mis corderos, familiares, alumnos, amigos, personas corrientes de cualquier status social y me veía parado, bloqueado. Tenía que superarlo fuera como fuera.

En las Iglesias del Barrio de Salamanca me sané y curé y aquí estoy contento y feliz. La experiencia no ha sido en balde. Valió la pena.