bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Xavier María Ferrera Peña

"Padre, hijo y maestro. y un círculo que se realimenta de generación en generación. Las ideas, las convicciones, los sentimientos. Los sueños.

Encontrarás en nuestro libro eso: Destellos de nuestra vida. Nuestros amores y desencantos. Poesía. Crónicas en prosa ligera. 

Una obra escrita a cuatro manos con un océano de distancia. Pero con el corazón en un puño en el sitio de siempre. Papeles que vuelan desde Argentina a España y que viajan por mar en sentido contrario".

Domingo José Schiavoni / Xavier M. Ferrera  Peña


"Un intelectual que se nos fue antes de tiempo, un maestro de la pluma soberana y un discípulo que decididamente lo ha superado, dedican estas simples y pocas líneas fruto del trabajo cotidiano al amor, a la amistad, a los valores que nos definen como Patria emancipada, y fundamentalmente a los nadies que hacen cobrar sentido a nuestra existencia".


"Xavier María Ferrera Peña es hijo de poeta y poeta él mismo. Tuve la honra suprema de ser su primer maestro cuando abrazó el periodismo, siendo apenas un adolescente, y lo vi tomar el cálamo con esa inocente incertidumbre del niño que apenas vislumbra cómo o para qué sirve un juguete. Y hoy, pasado el tiempo y en la plenitud de sus años, lo veo cogerlo con fuerza irresistible, cual si fuera un arma noble y bipolar. De un lado es una cimitarra mortífera e inclaudicable, y del otro una pluma dócil y acariciadora capaz de estimular con su ternura los sentimientos más hondos que habitan el alma humana".

Domingo José Schiavoni


"Pedro Jorge Cayetano publica sus poemas rescatados de los anaqueles del tiempo diecinueve años después de haber partido al cielo grande, de la patria Grande. He cumplido papá. Estamos en paz. Tú y yo sabemos que no me lo has pedido. No hacía falta. Éste es tu hijo. Y éste tu apellido. Creo en Dios. No como millones de los que creen en Dios. Creo en el Dios vivo de cada día, de cada hora de mi vida. Y sé, que al partir mi padre puso en mi vida un “Tata” (padre) de yapa. Un papá, por la dudas. Por si los acasos del vivir. Se llama Domingo José Schiavoni".

Xavier María Ferrera Peña