bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Inmaculada Ratia Fernandez

Zaragoh!za, 1974).

Empecé a escribir a los 4 años. Mi primera obra fue "a, e, i, o, u" en cartillas Rubio con una letra casi tan mala como la que tengo ahora. Inmediatamente empecé tambien a leer y ya no paré hasta hoy. Entremedias hice mis pinitos literarios, que culminaron en 1983 con el primer premio del concurso de cuentos de la urbanización  con la insigne obra "El pirata patapalo, tuerto y garfio". Ahí es nada.

A partir de entonces, todo para abajo.Solo escribía cartas a los Reyes Magos y las crónicas de las aventuras de los playmobils de mi
hermano. Hasta que una mañana de año 87 me desperté soñando lo que sería la semilla de la que brotó "El pozo de los sueños". Por eso,
aunque la vida la ha ido enriqueciendo, sigue siendo una historia tan adolescente. El caso es que comencé a imaginar y escribir -a mano- la historia y de hecho la terminé, para dejarla relegada en un cajón del que nunca debería salir.

Algunos años de sequía, en los que relegué la magia y la aventura. Pero con el tiempo fuí descubriendo todo lo que había en el baúl de los
recuerdos de mi infancia: libros, peliculas, series, leyendas, personajes; guerreros espaciales, hobbits, commerrocas, princesas guerreras, arquetipos varios, mundos y lenguas inventados y decidí que no necesitaba mas para intentar contar las cosas que quería contar.

Y así fue como allá por el 98, recomencé -ahora ya a ordenador- mi magna obra MADPDLS (asi, en siglas, que es lo que se lleva), un
tochete de 1086 paginas con sus cuatro o cinco virtudes y sus numerosos defectos, pero que me ha servido, por fin, para empezar a
aprender a escribir. ¡Adios, cartillas Rubio!.

No es lo único que he escrito en este tiempo: articulos, relatos cartas, guiones...y alguna que otra autobiografia. Y, bueno, siempre digo que no he escrito solo un libro, sino cinco de 200 paginas cada uno. ¡Y ademas he plantado un árbol!.

Dentro de esta cabecita, como en la del Shakespeare de la película, bullen los embriones de unas cuantas historias que luchan por salir, porque todavía hay muchas cosas que contar y muchos mundos perdidos en el espacio y el tiempo donde situarlas. Mientras tanto, ahi os dejo mi criatura, esta "opera prima" (que ya era hora, a mi edad) escrita sin pretensiones, simplemente por el placer de contar una historia
que espero que si no os satisface espero que al menos no os aburra. Tratádmela bien, y no seais demasiado duros con ella ¿vale?. ;-)