Calendario 23 / Febrero / 2017 Cantidad de comentario Sin Comentarios
Luisa Horno se autodefine como “abuela que escribe”. Trabajó durante años como bibliotecaria en la universidad de Zaragoza y ha asistido a talleres de escritura. Entre texto y texto, ha publicado una antología de cuentos, Vida normal y su primera novela, Julia y Miranda. Hablamos con ella para conocer mejor su escritura.
Entrevista a Luisa Horno, autora Bubok
Luisa, aunque tu vida ha transcurrido entre libros, ¿de dónde nacieron tus ganas de escribir?
Es difícil separar lo uno de lo otro. Me escabullía en el despacho de mi padre, que nunca me riñó por ello. Él siempre estaba escribiendo en aquella Olivetti ruidosa: críticas de libros, artículos, colaboraciones para el Heraldo, conferencias, los guiones de su programa de radio… ¡Incluso a veces me los leía para saber mi opinión! Yo cogía un libro cualquiera, me encaramaba al sillón de terciopelo rojo, y así pasábamos los dos la mañana. Si no entraba alguien a buscarme, claro: “¡Ya estás molestando otra vez!”. Mi padre, sin levantar la cabeza de sus papeles, contestaba con firmeza: “No molesta, nunca me molesta”.
Leer y escribir, para mí, han sido desde siempre inseparables.
Háblanos de esa “vida normal” que da título a tu primer libro de relatos.
En aquéllos tiempos, incluso ahora,aunque menos, se hablaba mucho de la vida normal. Igual soy muy rara, pero ese concepto me chirriaba. Estaba rodeada de vidas normales, bajo cuya apacible y encantadora pátina se guardaban con siete llaves acontecimientos, sucesos, incluso aspectos para mí mágicos, de los que nunca se podía hablar. Ninguna vida es normal. ¿Qué es “normal”?
Julia y Miranda es tu primera novela, y segundo libro publicado. ¿Cómo afrontaste el proceso de escritura esta vez?
Pues una vez más a partir de un relato, Miranda sin techo. Mi infancia y casi adolescencia transcurrió en el mejor de los mundos posibles, pero todas las fechas memorables había que atender a “los pobres” que nos rodeaban. ¿Por qué eran pobres ellos y nosotros no? Nadie me supo contestar nunca satisfactoriamente a esa pregunta. Me desasosegaba. Mucho más tarde, cuando casi me convertí en pobre por circunstancias que no hacen al caso, fui consciente de la línea invisible que separa un estado social de otro. De lo fácil que es atravesarla. Y ni te cuento en el odioso mundo en que vivimos hoy día.
El relato gustó mucho, me empezaron a decir lo típico: merece más espacio, escribe más sobre ello… Y ahí nació “Julia y Miranda (todo puede cambiar en un un segundo)”. Ha sido un proceso difícil, la he reescrito muchas veces, he estado a punto de hacerla desaparecer… Pero el maravilloso proceso de hacerse vieja conlleva que de repente puedes hacer lo que quieras, puedes cumplir tus tus deseos tranquilamente. Y aquí estamos.
¿Por qué una novela después de un libro de relatos tan completo?
Estaba convencida de que nunca escribiría una novela. Pero nunca se puede decir nunca… y, bueno, creo que es por lo que te cuento más arriba, querida Natalia.
¿Cómo son los personajes que encontramos en tus libros?
Intento que humanos. Contradictorios, llenos de dudas, buenos en el fondo, hechos un lío, incluso prepotentes y con malos sentimientos… En fin, humanos
Tus protagonistas son generalmente mujeres, ¿qué destacarías de ellas?
Yo soy mujer y es lo que mejor conozco, uno de mis más importantes campos de estudio y observación. Sin olvidar todos los demás (estudio mucho;-) ), incluso los hombres, a los que de joven llamaba mis mejores amigos, y de los que me quedan aún muchos, no creas… Pero una de las cosas que me gustaría es que las mujeres, hoy también mis mejores amigas, se identificaran con mis escritos.
¿Hay algo de autobiografía en lo que escribes?
Por supuesto. Ahora no recuerdo a qué gran escritora española le leí que uno tiene que empezar a escribir de lo que conoce, de lo que ha vivido, de lo que lleva en el alma. Luego aparece la ficción, la fantasía, la magia, mézclese, adóbese, y escríbase la mejor receta posible.
Pero bueno, no es tanto “mi” vida como a algunos les pueda parecer.
¿Cómo ha resultado tu experiencia de publicación? ¿Qué ha supuesto Bubok para ti en este proceso?
Pues que menos mal que os descubrí. Bubok para mí es la comprensión, la amabilidad, el buen trato. Y la amistad. Una de las cosas para las que ya no tengo ganas (y sobre todo, no tengo tiempo) es la de repartir mis escritos por las editoriales -alguna ya me gustaría, ya- y tratar de convencerles de que soy un crack.
Además sois buenos profesionales y tenéis todos los servicios que a un autor novel le son imprescindibles. Además, me mola mazo lo de autor autoeditado.
;-D
Por último, Luisa, ¿qué otros proyectos tienes entre manos?
Desde hace unos días, una vez que “Julia y Miranda” tomó forma de libro, empezaron a aparecer en mi cabeza alguno de los personajes: “pero, ¿así nos vas a dejar? ¿en el espacio?”. Yo adoro los finales abiertos, eso creo que se puede comprobar, pero es la primera vez que los personajes de una historia me piden continuidad. Y no lo había pensado nunca, sólo quería, de algún modo, liberarme de ella. En fín, no sé, que igual busco al Peque, por ejemplo, para que me cuente algo…
Y por supuesto seguir escribiendo relatos/cuentos, que es lo que más me gusta.
Luisa Horno. Abuela que escribe, o por lo menos lo intenta.1975-2010. Bibliotecaria de la Universidad de Zaragoza, ahora jubilada.2012. Premio del IV Concurso de Relatos Escritos por Personas Mayores (RNE-Obra Social La Caixa).2009-2016. Asistencia a talleres literarios de escritura creativa, relato, novela, guión.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad