bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok
Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012

70º EDICIÓN CONCURSO MICRO-RELATOS (La más severa del mundo)

20 de Agosto de 2013 a las 12:27
Plazos: Desde el lunes 20 de agosto al jueves 29 de agosto a las 22 horas. Votaciones del 29 de agosto a las 22.01 al 1 de septiembre a las 22.00
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 20 de Agosto de 2013 a las 20:16
Condena.


La más severa del mundo, tan precisa y rigurosa como juraste, seguro. Y algunas veces, más.

¿Te acuerdas de mi hijo? Carlos Romero Padilla. Era sólo un niño...

¿Sabes? Él ya no está. Terminaron con sus días en la cárcel de Daroca, dónde “su señoría” le mandó encerrar.

Yo me acuerdo bien de ti. De tu rostro rígido. De tu voz áspera y cruel. De esos labios sin carmín “dictando sentencia”...

Dime, ¿qué vas a hacer ahora? Porque yo sí estoy aquí. Mira, no me tiembla la mano y, por si lo dudas, voy disparar.
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 22 de Agosto de 2013 a las 11:26
Inmigrantes


- La más severa del mundo, mi capitán.

- Ya veo. Dile al ministro que su legislación…

- Amenaza con enviar comandos armados si intenta desembarcarlos.

El capitán miró la bocana del puerto. “¿Dónde los llevaré? Condenada Australia, su ministro y todas sus leyes”.

Salió de la cabina. 160 hombres y mujeres aparecían tumbados sobre la cubierta. Parecían resignados, agotados.

- Ordene aprovisionarnos. Marchamos de nuevo.

- ¿Dónde, mi capitán?

- A Papúa. Quiera Dios que allí los amparen.

Una mujer levantó la vista. Era afgana, como todos los demás. Parecía mirarle. Sonrió agitando la mano, como si le conociera.
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 23 de Agosto de 2013 a las 0:44
La señorita Puri


La más severa del mundo, ésa era mi profesora, la señorita Puri. No nos dejaba pasar ni una: que no sabíamos cuántas eran siete por ocho, a copiar cincuenta veces la tabla del siete; que confundíamos el pistilo con las anteras, a hacer tres dibujos detallados de flores con sus partes diferenciadas.
Cómo la odiaba. Juré que nunca sería como ella.


—Cinco por cuatro, Susana.

—Veinti…

—Veintiná, Susana. ¡Veinte! Como las veces que vas a copiar la tabla del cinco.


Era muy niña cuando hice aquel juramento.


—Luis, nueve por siete.
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 23 de Agosto de 2013 a las 0:47
Secreta melodía

 

 — La más severa del mundo, sí — le dije— lo era, pero cambió mi vida.

Había días que necesitaba echarme sobre la hierba, en el jardín de la residencia, con los brazos en cruz, la espalda húmeda de rocío y mis sentidos despiertos, aspiraba el aroma de las plantas, mirando el azul intenso del cielo. Y sucedía el milagro, los cánticos de los pájaros, el murmullo del aire en los árboles, se transformaban en notas y las notas en melodías. Me sentía bien. Luego iba a clase.

Es severa, pero aprenderás los secretos de la música. Ella te enseñará a descubrirlos.
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 24 de Agosto de 2013 a las 0:58
Le daban arcadas
 
La más severa del mundo, habían dicho de ella muchas veces. Había muerto de un único disparo. La estaba descuartizando y me daban arcadas. Primero le arranqué la piel a tiras. Seguidamente, le corté las manos a la altura de las muñecas, y luego los pies a la altura de los tobillos. Le corté la cabeza y la metí en una bolsa. La abrí en canal, saqué el hígado y el corazón  y los tiré a la basura. Los intestinos se los di al galgo. Qué asco, pensé, yo que soy vegetariana tener que preparar liebre al horno.
 
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 27 de Agosto de 2013 a las 20:56
SI CORTAS, SIEMBRA


La más severa del mundo, así era la ventisca que azotaba a los árboles que se agarraban 
fuertemente con sus raíces a la Tierra Madre. 


No así podían hacer los coches, que al igual que las vacas y demás seres incapaces de 
resguardarse o aferrarse con fuerza al planeta, volaban de un sitio para otro como si fuesen 
hojas otoñales. 


Así llegaba el caos, y así, la Orbe se vengaría de los que dañaban la naturaleza para comenzar 
un nuevo ciclo, donde los árboles crecerían sin miedo a ser cortados.
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 29 de Agosto de 2013 a las 0:36
Severa... pero menos.
 
−La más severa del mundo. Sus penas y castigos son legendarios. A un indigente que atraparon robando fruta en una huerta le condenó a trabajos forzados de por vida. Y a una mujer que trató de viajar sin billete en la guagua le impuso una pena de quince años de prisión.
−¿Y esa es la juez que me ha tocado en suerte?
−La misma. Pasa...
−¡Mamá!
−¡Hijo! ¿Qué haces tú en el banquillo?
−Me salté un semáforo...
−¡Ay, pillín! Eso no está nada bien... Te merecerías la perpetua. Pero... un día es un día. ¡Tanto tiempo sin verte, mi pequeñín!
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 29 de Agosto de 2013 a las 0:38
Rufo y Severino

La más severa del mundo, decían que era aquella pareja, y la más irascible. Llevaban toda una vida saliendo juntos y aunque nunca se pelearon entre ellos, tampoco se permitieron jamás un beso o una caricia y nunca sus tricornios colgaron juntos de la misma percha.  
Pelotadeplaya
Mensajes: 260
Fecha de ingreso: 26 de Agosto de 2012
  • CITAR
  • 29 de Agosto de 2013 a las 19:19
Dime, espejito


- La más severa del mundo, sin duda, sois vos, mi señora.
- ¿Lo ves? Lo dice el espejo. Y tú, mejor que nadie, deberías saber que no miente.
La mujer que estaba encadenada sobre la mesa gimió:
- Por... faaaa... vor, Blannn... canie... 
La reina dio otra vuelta a la manivela y la mujer chilló con desesperación.
- ¡Blancanieves murió en un tugurio en lo profundo del bosque, esclavizada por siete depravados que sólo querían una fregona que limpiase sus mugrientas barbas! ¡Yo, vieja bruja, soy la heredera legítima que ha venido a reclamar lo que es SUYO!