EL CHICO DE LA SOMBRILLA

Comprar Libro en papel por 16€ Comprar eBook en PDF por 0€

El asesinato ritual de Héctor Souto, de 15 años, enabril de 1967, El Chico de la Sombrilla que nunca tuvo nada en lasmanos, fue ayer y va a ser mañana. El medio siglo largo trascurrido no hace másque ponerle cada vez más actualidad. Un juez en sus funciones y una policíaobedeciendo órdenes fueron suficientes. Tardaron 72 hs. Actualmente hay seis leyessupuestamente especiales, la violencia futbolera ha alcanzado el rango deSubsecretaría de Estado y los capitostes barrabravas veranean en playas de laclase media alta, hablan por celular con los hombres del Poder. El papel quejugó el llamado periodismo especializado para invisibilizar, tergiversary hacer así que el espectáculo siga queda a la luz del sol. La deplorableactitud de la dirigencia aportó lo suyo de manera desfachatada. Faltabatodavía, aparentemente, una década para el horror industrializado yaquella tarde, en Villa Dominico, espontáneamente las madres ya dijeronpresente porque las larvas ya estaban. El caso más emblemático y significativode la violencia futbolera argentina. Y al año siguiente se venía la Puerta 12 como cereza del postre. La sociedad toda se remeció en vano al paso del féretro llevado a pulso por sus compañeros del 3er. año del Otto Krause. Las latencias ya estaban y el fútbol, ya cargando sobre sus espaldas el triunfalismo de la economía social de mercado implantada por tres peronistas de ley e importada por el capitán (RE) Alvaro Alsogaya, no tardaría en sacarse la careta.

Quiero publicar un libro Ver mas libros