DE LA TRANQUILIDAD DE ANIMO

Comprar Libro en papel por 10,27€ Comprar eBook en PDF por 3€

Estoy poseído de una grande amor a la templanza; así lo confieso.Agrádame la cama no adornada con ambición; no me agrada la vestidurasacada del cofre y prensada con mil tormentos que la fuercen a hacerdiferentes visos, sino la casera y común, en que ni hubo cuidado deguardarla ni le ha de haber en ponerla. Agrádame el manjar que no costódesvelo a mis criados, ni causó admiración a los convidados; y no meagrada el prevenido de muchos días, ni el que pasó por muchas manos,sino el ordinario y fácil de hallar, sin que en mi mesa se ponga cosaalguna de las que el precio subido atrae, sino las que en cualquierlugar se hallan, sin ser molestas a la hacienda y al cuerpo, y sin quesean tales y tantas que hayan de salir por la parte por donde entraron.Agrádanme el criado poco culto y el tosco esclavo, y la pesada plata demi rústico padre, sin que en ella haya considerable hechura y sin queesté grabado el nombre del artífice.

Quiero publicar un libro Ver más libros