LAS ROMERÍAS SALMANTINAS

Comprar Libro en papel por 9,14€ Comprar eBook en PDF por 6€

   Las romerías salmantinas, tal como las conocemos hoy, surgieron, en su mayoría, en los siglos XVI y XVII, si bien, los lugares elegidos para la ubicación del templo en el que se habría de venerar la imagen de la devoción, coinciden en la mayoría de los casos con lugares de culto precristiano, a tenor de los indicios de que disponemos, que nos ponen de manifiesto restos de origen ancestral, especialmente de origen celta.    La época barroca fomentó las procesiones, el surgimiento de cofradías y la religiosidad popular; fenómeno común a la ciudad de Salamanca y al campo, que siempre han vivido como dos mundos separados aunque fuertemente influenciados mutuamente. La ciudad de Salamanca tenía sus propios mecanismos de socialización; es sabido que en la época de crisis económica y social que representó en Barroco, los salmantinos de la capital acudieron a las procesiones y a los milagros como refugio de sus males; pero junto a esto, o quizás debido a esto, se intensificaron las manifestaciones culturales y festivas que favorecían las relaciones sociales como fueron las comedias y los toros.   En el campo ocurrió algo parecido, las relaciones sociales se intensificaron, a la par que crecía el recurso a las manifestaciones religiosas; las comedias, y en mayor medida los toros, fueron también las dos diversiones preferidas por los salmantinos del campo. El lugar para llevar a cabo los encuentros sociales, mezcla de religión y de fiesta, como correspondía a la época, eran las ermitas y su entorno; y el acontecimiento por antonomasia para las relaciones sociales fue la romería.

Quiero publicar un libro Ver mas libros