LA TOGA, LA PRISIÓN Y EL VERDUGO

Comprar Libro en papel por 16,63€ Comprar eBook en PDF por 5€

La Toga, la Prisión y el Verdugo Esta obra trata de las experiencias del autor sobre las prisiones más importantes de Cuba, por haber trabajado más de treinta años en las mismas y los temas son protagonizados por reclusos. Un breve resumen de estos trece relatos, sigue a continuación: La toga, la prisión y el verdugo Este tema le da título al libro. Trata sobre el caso de Lizardo Necolardes Rojas, quien era jefe del cuerpo paramilitar conocido como los Tigres de Masferrer. Fue responsable de cientos de asesinatos a jóvenes revolucionarios que lucharon contra la dictadura de Fulgencio Batista, por lo cual fue fusilado después del triunfo de la Revolución Cubana. El fotógrafo del dictador Se exponen las experiencias de un fotógrafo que trabajó en el Palacio Presidencial cuando la dictadura de Fulgencio Batista, así como sus inconformidades con el sistema penal y los procesos revolucionarios. El presidente del tribunal Trata sobre los tres lugares y funcionarios más temidos en la prisión de La Cabaña. Los tres lugares eran: la sala del tribunal # 1, la galera donde situaban a los sancionados a pena de muerte o “capilla ardiente” y el muro donde se realizaban los fusilamientos. Los tres personajes que causaban terror eran: el presidente del tribunal, el jefe del pelotón de fusilamiento y el médico legal, encargado de inspeccionar y hacer cumplir los trámites legales de las ejecuciones. El prisionero sin causa Se refiere a la vida de César Imber Guzmán, el cual fue sancionado a treinta años en una causa política y al cabo de veinte años se descubrió que era inocente. Se cometió un grave error en su proceso legal. Dos padres y dos hijos Relata el hecho histórico de cuando la prisión de Isla de Pinos fue minada para volarla en el caso de un desembarco de la Marina estadounidense para crear un ejército de dos mil presos militares recluidos en el lugar, un gobierno civil con los líderes de las diferentes organizaciones contrarrevolucionarias y desde este lugar, atacar al resto del país. Trata además, los traumas de dos jóvenes militares defensores de la Revolución, uno de ellos por tener preso a su padre, en una de las circulares del presidio de Isla de Pinos. El otro joven, el autor de este libro, mientras combatía en Playa Girón, su padre había sido detenido y cumplía sanción en la prisión del Castillo del Príncipe. La prisión del terror Trata parte de los hechos de terror ocurridos en la prisión de Isla de Pinos cuando en los años treinta del pasado siglo, se cometieron más de quinientos asesinatos durante la dictadura de Gerardo Machado y siendo jefe del presidio el Capitán Castell. El látigo de la historia A principios de los años sesenta del siglo pasado, cerca de doscientos jóvenes se alzaron en armas en las montañas del país y otros conspiraron en la ciudad contra la Revolución Cubana. Muchos de ellos fueron encarcelados por estos delitos en un centro o prisión de menores. El autor del libro en aquel entonces tenía la peor opinión de los internos, debido a sus constantes hechos de rebeldía. Cuál no sería su sorpresa cuando estos jóvenes fueron alfabetizados, alcanzaron su libertad, continuaron los estudios y obtuvieron carreras universitarias. Varios de ellos, hoy en día, son excelentes profesionales. Los seis condenados a muerte Trata sobre el fusilamiento de seis prisioneros en octubre de 1968, por haber dirigido un complot que terminó con el incendio que provocaron en la prisión del Castillo del Príncipe, el asesinato de tres agentes del orden interior y haberle causado heridas a otros dieciocho. La fuga masiva Relata los hechos de una fuga espectacular de doce prisioneros de la prisión de máxima seguridad del Castillo del Príncipe. Asesinato de su pasión Trata del caso del asesinato de una joven con desaparición de su cadáver y que años después, fue investigado y descubierto por un agente del Departamento Técnico de Investigaciones. Un submarino en una prisión Narra sobre la construcción de un pequeño submarino, por encargo de la dirección del Ministerio del Interior, realizada en la antigua prisión del Castillo del Príncipe por varios ingenieros sancionados por causas políticas. Un delito pagado entre dos Dos hermanos gemelos, dedicados al robo, y que cuando eran detectados indistintamente, mientras uno reconocía el delito, el otro lo visitaba en prisión y se intercambiaban las ropas en cualquier descuido de los custodios, cumpliendo la sanción de mutuo acuerdo. Los tres condenados a muerte Tres jóvenes planean una fuga para lo cual se apoderan del uniforme y la pistola de un carcelero, hecho que resulta un triple asesinato, por lo que son sancionados a la pena de muerte.

Quiero publicar un libro Ver más libros