SANDRA

Comprar Libro en papel por 15€ Comprar eBook en PDF por 2,50€

Mi esposa, Sandra Vidal y Torelló, murió de una meningitisfulminante habiéndole diagnosticado el Dr. Ballester del ambulatorio deSabadell, cuatro horas antes en nuestro domicilio, una simple gripe. Yo mismola encontré muerta en la cama al ir a darle la medicación. Ella tenía 23 años ymis hijos 4 y 2 respectivamente. Desde aquel día, lleno de tristeza y también derabia, he luchado en dos frentes por lo que he considerado justo y necesario,tanto por nuestro futuro, como por el futuro de quienes se puedan encontrar ensituación similar. Uno de estos frentes ha sido la negligencia médica,finalmente prescrita por mala praxis del abogado que llevaba el caso y que,después de que el Consejo de Abogados de Cataluña y el Colegio Oficial deAbogados de Barcelona me dieran la razón y así lo expresara el vicedecano(actual decano) firmando el documento que obliga al abogado Sr. Balanyà a hacerparte a la compañía de seguros, todavía ahora éste no lo haya hecho y estéejerciendo libremente. ¿De qué sirve el Consejo, el colegio o el decano sidespués todo el mundo puede hacer el que le apetezca? El otro frente ha sido exigir el pago de laspensiones de viudedad y orfandad que tanto he necesitado para tirar adelantetodos estos años, criando solo a mis hijos sin ningún ingreso más que el que yobuenamente haya podido ir aportando. La respuesta siempre ha sido la misma: ¡nose me dan porque ella no había cotizado durante los últimos 15 años! ¡Tenía 23años! ¿Tenía que cotizar desde los 8? ¿No dice la intocable Constitución quetodo ciudadano tiene el derecho y la obligación de estudiar hasta los 16? Mi mujer murió muy joven, había trabajado 626 díasy parió y crió a dos hijos, ¿es esta la respuesta que merece? He movido cielo ytierra para poder cambiar esta situación, a través de la Seguridad Social,“Sindic de greuges”, Diputados al congreso, Defensor del pueblo, Gestores,Abogados, etc. gastando tiempo y dinero sin llegar nunca a ninguna respuestapositiva viendo como se vanpasando la pelota el uno al otro mientras los años pasan inexorablemente. Por ello me decidí a escribir este libro dondecuento con detalle toda nuestra historia, tal y como se han ido sucediendo loshechos y de forma que el lector quede atrapado en ella para poder contemplar elinjusto mundo en que vivimos.

Quiero publicar un libro Ver más libros