Despertar

Comprar eBook en PDF por 0€

El brusco chasquido del freno de mano me sacó de mis meditaciones incluso antes de que el taxista detuviese el contador y me indicase el importe de la carrera mientras me observaba a través del retrovisor con la gorra calada hasta las cejas. La clínica de reposo tenía exactamente el aspecto que había imaginado. Un caserón encalado de un blanco inmaculado situado a orillas de un lago de aguas tranquilas y rodeado por enormes jardines bañados por el cálido sol de mediodía. Era una escena digna de una postal, un lugar en el que resultaría casi imposible abstraerse del sosiego que flotaba en el aire y que, de acuerdo con mi terapeuta, sin duda lograría sacarme de aquella vigilia perpetua en que se habían convertido mis noches desde que Alicia no estaba a mi lado.

Quiero publicar un libro Ver más libros