Las Cifras de Dibella 2009 por una Revolución que valide la Constitución

Comprar eBook en PDF por 3,41€

Por increíble que parezca, en México el reparto de recursos fiscales federales, se hace bajo una manera inconstitucional, mediante la cual, mientras menos contribuciones locales paguen los habitantes, más millones de pesos les asignan para su ciudad. Inclusive, aunque los pobladores ni siquiera lleguen a pagar al año $ 1 peso de impuesto al Ayuntamiento, la asignación de apoyos federales y algunos otros del estado al que pertenecen, suman muchos millones de pesos. Suena como obra de dadivosos modernos Robin Hoods, pero entonces, por qué cada vez hay más pobres? 52 millones en el último conteo.De donde salen esos recursos extras? Pues todo parece indicar que se los quitan a las ciudades que más cobran contribuciones a sus habitantes, pero, desobedeciendo a la "anciana" Constitución de ya muy pronto con sus 100 años, los gobernantes han desvirtuado la clara instrucción de que los habitantes contribuyamos para mantener, en primer lugar a la ciudad en que residimos y luego, entre todos los municipios deben cooperar para los gastos del estado al que pertenecen y, finalmente, entre todos los mexicanos, a mantener al gobierno federal. El plan era sencillo, los ciudadanos bien atendidos en sus ciudades al ritmo de sus contribuciones pagadas.Que mantenemos un desorden fiscal? Pues juzguen la realidad financiera de las ciudades. Las que cobran mucho no les alcanza lo que les reparten para todos los servicios públicos, y las que cobran poco o casi nada, son las que más recursos reciben, en relación a su propia aportación y en desproporción al número de sus habitantes. Bueno, al menos eso se dice en sus presupuestos de ingresos y de egresos.

Quiero publicar un libro Ver más libros