pedo,culo,pis y caca

Comprar Libro en papel por 14,72€

Antes de reseñar su semblanza, hemos de agradecerles la autorización expresa que hemos recibido para la difusión de unos datos personales que, excediendo los estrictamente necesarios para un libro corriente, son imprescindibles en éste. Rodríguez –evidentemente éste no es su nombre- era amigo de la casa, un curtido procurador de los tribunales con el que habíamos trabajado en una obra jurídica y en unos programas informáticos relacionados con su profesión. La utilización de los verbos en tiempo pasado se debe, desgraciadamente, a que hace un año falleció. No era un hombre mayor (pasaba de los sesenta aunque no estamos autorizados a decir cuánto) pero la vida es así: nos deja, a veces, sin dar explicaciones. Según comentaba en el funeral el abogado que le acompañaba el día que murió, asistían a la vista de un juicio cuando se sintió repentinamente mal; aguantó lo que pudo, pero llegado un momento y a pesar de que la práctica forense impide hacer uso de la palabra al procurador, Rodríguez se levantó de su asiento en el estrado, y dijo: “Con la venia de Su Señoría. Como creo que ésta va a ser mi última representación, la última farsa a la que asisto, voy a ser breve: ¡A la mierda! ¡Nos veremos en el Juicio Final!”. Y se desplomó. Fue breve y contundente nuestro viejo amigo, sí señor. Anécdotas aparte –aunque ésta ilustre el carácter del personaje-, Rodríguez nos había entregado un manuscrito (“CUADERNO DE BITÁCORA”) que venía a ser la cronología de una serie de hechos,

Quiero publicar un libro Ver más libros