Espejos de piedra

Comprar Libro en papel por 15€ Comprar eBook en PDF por 2€

El suelo delbosquecillo se tiñó de sangre. Eduardo sabía que tenía quellevarse su cuerpo consigo, que por mucho que fuera una incómodacarga no podía dejarlo molestando en aquel bosquecillo. Si lodejaba convertía aquel lugar en una alcantarilla. No podía dejarlo mejor de sí mismo y a la vez dejar un cuerpo que hiciera creer aCecilia que se estaba cobrando venganza sobre ella.

Quiero publicar un libro Ver más libros