La familia, camino hacia el Amor

Comprar Libro en papel con solapas por 25,36€ Comprar eBook en PDF por 5€

El libro considera que el amor es el elemento natural en el que se desenvuelve la vida de la familia y la ve como ámbito para la presencia de Dios entre nosotros y entorno óptimo para encontrarnos con él. Por ello plantea la importancia de aceptar la invitación de Dios a vivir la vocación al matrimonio como una auténtica llamada, situando al amor como elemento indispensable en cualquier realización humana, y la necesidad de vivir a Dios en el seno de la familia como si fuese uno de sus miembros. Si Dios es amor, vivir en clave de amor es acercarse a Dios. Con todo, no abandona en ningún momento la realidad que todos conocemos y analiza los obstáculos que encuentra la familia de hoy para sentir a Dios, es decir: para vivir en el Amor, y se plantea qué hacer ante las angustiosas situaciones que la asfixian. Por último trata la necesidad de la transmisión del amor y de nuestra fe en el Amor. Cuando falta la consideración de la alteridad y la capacidad de asumir al otro como mi semejante, únicamente la cohesión social, imponiendo pequeños trazos de solidaridad, puede paliar este comportamiento y propiciar una mínima convivencia. Sin embargo el amor es la manera natural de ser de la humanidad y ésta tiende a él porque lo necesita. Por otra parte, Dios es amor, nos dice S. Juan, y al tender la humanidad hacia él evidencia que necesita a Dios. A pesar de ello, no siempre sabemos satisfacer esta necesidad, incluso puede constatarse que, con frecuencia, el ser humano permanece alejado de la vivencia de Dios y lo ignora. Curiosamente, la insatisfacción que le produce este distanciamiento está provocando en muchos la aparición de la búsqueda de la divinidad y el deseo de descubrirla porque es algo que conocemos ancestralmente y forma parte del recuerdo profundo de la humanidad. ¿Dónde buscar? ¿Dónde encontrar a Dios? ¿Cómo acercarnos a él? Después de presentar a Dios como una realidad de relación, la presente obra plantea su búsqueda y reflexiona sobre las diferentes maneras de acercarse a ?l, constatando de antemano que es él quien hace el camino en tanto que nuestro papel se reduce a no obstaculizar el acercamiento. Así, la respuesta que el ser humano da a la llamada de Dios le lleva al abandono sereno y confiado en él.

Quiero publicar un libro Ver más libros