Ortografia americana de la lengua española

Comprar Libro en papel con solapas por 15,31€ Comprar eBook en PDF por 2,50€

Haseunos años se han selebrado los bisentenarios de la independensia de los paiseshispanoamericanos, pero todavia esa independensia no es total pues no hanconsegido la linguistica ya qe sus normas, su dicsionario y su ortografiavienen siendo dictados por la antigua metropoli a traves de la RAE (RealAcademia Española de la Lengua). A pesar de qe la lengua en America haexperimentado sustansiales cambios y es hablada por unos 420 millones depersonas (nada menos qe el 93% de todos los hispanohablantes), las normas linguisticasqe la rijen son las del dialecto castellano hablado tan solo por unos 30millones en el sentro y norte de España. Es, pues, llegada ya la hora decambiar para poder disponer de una ortografia autenticamente americana. Estaortografia americana podria convertirse simplemente en una nueva ortografia dela lengua española si la RAE tuvierael coraje y la consiensia democratica de avenirse a ella, en benefisio de todoslos hispanohablantes incluidos los españoles. La RAEes una institusion de marcado espiritu sentralista y tradisionalmente vienedesoyendo a las academias americanas. Pensemos qe en el Dicsionario Panhispanico de Dudas el 70% de los «errores» qe sesansionan corresponde a usos americanos. El DRAEdeja fuera terminos americanos usados por muchos millones de hablantes y por elcontrario incluye peqeños rejionalismos españoles. Lasacademias americanas no son conssientes de su gran poder y se limitan a segirlas directrises de la española pero hay qe recordar qe España ya no es la madrepatria de las nasiones americanas sino una nasion hermana mas y qe la lengua yano es patrimonio de una sola nasion y de una sola academia. La RAE debedemocratisarse y asumir qe solo representa al 10% de hispanohablantes y nopuede erijirse en directora ni ostentar la maxima autoridad. Afortunadamentepoco a poco la RAE va sediendoterreno a las otras academias y asi su director ha declarado qe «los españolestenemos que aceptar que no somos el centro del idioma».

Quiero publicar un libro Ver más libros